CincoSentidos

Harry Potter, pirateado en internet

Doce horas después de que las librerías del Reino Unido pusieran a la venta los primeros ejemplares del último Harry Potter, las primeras versiones no autorizadas circulaban ya por internet en formato electrónico.

El joven mago estudiante de la escuela Hogwarts se ha convertido en un fenómeno mediático de escala mundial. A los seis libros publicados hasta ahora se suman cinco películas y cuatro videojuegos. Harry Potter y el príncipe mestizo (traducción no oficial) es el sexto de los siete que J. K. Rowling piensa escribir. De las cinco anteriores novelas se han vendido 265 millones de ejemplares en todo el mundo.

Pero a la autora británica parecen no gustarle las versiones electrónicas de sus libros y ha puesto normalmente trabas a que sus novelas se publiquen en este formato. Así que algunos seguidores han decidido publicar por su cuenta la edición digital. No es difícil dar con el libro en internet.

Cinco Días ha comprobado la pulcritud de una edición en formato PDF y la existencia de fragmentos de otra edición de audio. Un foro especializado de internet contaba que, coordinados a través de canales de chat, los seguidores de Potter compraron los libros en su salida para después escanear las 672 páginas del libro y alojarlas en servidores rusos fuera del alcance de los tribunales británicos.

No es la primera vez que esto ocurre. Cuando se publicó el verano de 2003 la quinta aventura de Harry Potter (La orden del Fénix) las versiones piratas de la novela se encontraron pronto en internet, aunque no con la misma rapidez. Y desde las primeras ediciones ha habido proyectos colectivos que han traducido a través de la red la obra a otros idiomas, como el alemán, antes de que se publicaran las versiones oficiales en estas lenguas.

Fuera de la ley

Coordinados a través de canales de chat, los seguidores de Potter compraron el libro en el momento de su salida para a continuación escanear las 672 páginas del libro y alojarlas en servidores rusos fuera del alcance de los tribunales británicos.