Estudio

Crece la preocupación de los españoles por su situación económica

El paro y el terrorismo continúan siendo los problemas del país que más preocupan a los españoles, aunque en el plano personal crece la preocupación por los problemas de índole económica, según los datos del barómetro del CIS correspondiente al mes de junio.

El paro, con el 58,3%, y el terrorismo, con el 44,3%, vuelven a ser los problemas que más preocupan a los españoles, en ambos casos con un ligero ascenso, mientras que los encuestados sitúan en primer lugar los asuntos económicos (29,2% frente a 21,3% en mayo) cuando se les pregunta por los problemas que más les afectan personalmente.

Según el barómetro hecho público hoy por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), la inmigración y la vivienda son otros de los principales problemas del país, con un aumento de la preocupación por este último asunto (22,7) que ya disputa el tercer puesto a la inmigración (23,1).

En lo personal destaca el aumento de la preocupación por las dificultades económicas, asunto que supera al paro (27%) y a la vivienda (18,6%), así como al genérico "preocupaciones y situaciones personales" (17,2%). Este aumento de la inquietud de los españoles por la situación de su economía no se corresponde sin embargo con la opinión que tienen de la economía del país, ya que un 26,2% de los encuestados piensa que la situación económica general es buena o muy buena, frente al 21,4% que cree que es mala o muy mala.

Estos datos suponen incluso un crecimiento de la impresión positiva respecto a la economía general, si bien la mayoría de las respuestas son pesimistas respecto a las perspectivas para los próximos doce meses. En cuanto a la situación política, un 26,7% de los españoles la define como mala o muy mala, frente al 21,9% que la cree buena o muy buena.

Para dentro de un año, además del 49,2% que piensa que la situación seguirá igual, un 18,5% opina que será peor y un 15% que mejorará la situación política. El barómetro del CIS correspondiente al mes de junio -las entrevistas se hicieron entre el 6 y el 12 del pasado mes- revela que los encuestados se escoran ligeramente hacia la izquierda cuando se les pide que se definan políticamente.

En una escala del 1 al 10, en la que el 1 es la extrema izquierda y el 10 la extrema derecha, un 28,9% se sitúa entre el 3 y el 4, mientras que casi idéntico porcentaje, un 28,8%, lo hace entre el 5 y el 6. El CIS vuelve a preguntar por las creencias religiosas de los españoles sin que se registren cambios significativos y, así, el 77,7% de los españoles se define como católico y el 1,6% como creyente de otra religión. No obstante, casi la mitad de los creyentes (48,7%) reconoce que casi nunca acude a los oficios religiosos.