Ahorro

El coste de cerrar una cuenta

A priori no existe comisión específica, pero hay bancos que cobran una tasa al cancelarAhorro

Desde el Banco de España se muestran categóricos: cancelar una cuenta no es un servicio tarifable, y como tal no puede aplicarse ninguna comisión al respecto.

Bancos y cajas confirman este punto. Ninguno reconoce cobrar comisiones específicas cuando uno de sus clientes acude a la sucursal para cancelar una cuenta a la vista.

Ante esta afirmación, muchos usuarios de banca pueden preguntarse a qué responde el coste repercutido por cerrar uno de estos depósitos y, quizá con esto, finalizar así su vinculación con la entidad bancaria en cuestión.

La respuesta está, según las entidades bancarias, en la comisión de administración y mantenimiento de cuenta que se cobra habitualmente. Según las tarifas que aplican efectivamente las entidades por mantenimiento y que están registradas en el Banco de España, éstas rondan los 17 euros de media al semestre, esto es, 34 euros al año, aunque pueden llegar a los 80 euros al año según las tarifas máximas registradas ante el organismo regulador. Esto en lo que concierne a cuentas a la vista, ya que la tasa que se aplica a los depósitos de ahorro es de 16,30 euros de media al semestre, mientras que el máximo puede alcanzar los 40 euros en el mismo periodo.

El importe, por lo tanto, que muchos clientes pueden llegar a abonar cuando se disponen a cancelar una cuenta puede coincidir con la tasa correspondiente a prorratear la comisión de mantenimiento y administración del periodo no abonado.

No obstante, hay entidades, como Ibercaja, que eximen incluso de esta tasa cuando el cliente cancela su cuenta. 'Quizá procedería cobrar la parte proporcional de la comisión de mantenimiento desde el último periodo liquidado, pero Ibercaja no la repercute', señalan desde la caja aragonesa.

En cualquier caso, conviene saber que las entidades que sí reclaman esta comisión pueden llegar a abonar, además de la misma, la comisión por descubierto que provocaría la inexistencia de fondos en la cuenta y el reclamo de la comisión correspondiente. 'Puede suceder, si alguien deja su cuenta a cero y no la cancela por la razón que sea, que al cabo del tiempo se le cobre la comisión habitual de mantenimiento. A partir de ahí, y si no hay ningún tipo de ingreso posterior, la cuenta dejará de estar a cero y pasará a estar en descubierto', sostienen desde Bankinter, aunque esta situación se daría en las mismas circunstancias en todas las entidades.

En estos casos, y como en cualquier descubierto en cuenta, el tipo de interés sería el que aplica cada entidad, pero en ningún caso, y como dicta el Banco de España, puede dar lugar a una TAE superior a 2,5 veces el interés legal del dinero en cada momento.