IBEX35

La Bolsa marca la segunda mayor subida del año, un 1,54%

El 1,54% que subió ayer la Bolsa española supuso la segunda mayor subida de todo 2005. Más que poner de manifiesto la capacidad de asimilar el atentado de Londres, el comportamiento del mercado de ayer sugiere que, precisamente, la resistencia de los propios bolsistas al fantasma del terror les ha animado a seguir comprando.

Horas después del ataque a Londres los mercados habían recuperado ya el terreno perdido, y estaban por tanto en zona de máximos de más de cuatro años. El inversor andaba a la búsqueda de nuevas referencias, y en esto salió el dato de empleo de Estados Unidos del mes de junio, que aceleró las subidas del 1% matinal al 1,54% del cierre. El motor norteamericano generó 146.000 empleos durante el mes de junio. Las expectativas estaban algo por encima, pero la cifra bastó para dar alegría a los mercados. Probablemente si el sentimiento de mercado hubiese sido otro la interpretación del dato habría sido negativa. Pero el mercado está en el modo alcista y, así, Wall Street marcaba después de cerrar los mercados europeos subidas superiores al 1%.

El comportamiento del mercado el viernes zanja de un plumazo la cuestión sobre el efecto del atentado de Londres. La Bolsa, salvo que se produzcan novedades en el espinoso campo del terrorismo y la geopolítica, tiene otros factores en mente, como la economía o los resultados empresariales.

El viernes se movieron, además, 3.880 millones de euros en el mercado, y sólo seis valores de todo el continuo cerraron a la baja. Un buen número de ellos ganaron más de 3%, incluidos algunos grandes del Ibex, como Repsol, que subió el 3,53%. Hay ánimo comprador en el mercado y, visto el comportamiento de los índices ayer, parecen estar esperando excusas para atacar nuevos máximos o, en el mejor de los casos, los 10.000. Con permiso, claro está, del petróleo.

La volatilidad repunta

La sacudida que vivieron los mercados el jueves ha devuelto a un primer plano la volatilidad del mercado. Los gráficos que miden la volatilidad de los índices han experimentado un fortísimo repunte en los dos últimos días, para colocarse a los niveles del mes de abril, precisamente el mes más inestable de este año, cuando la renovada subida del petróleo se llevó por delante la rentabilidad de los índices.

La volatilidad, entendida como la oscilación de los mercados, se agudiza cuando los índices caen. De hecho, las subidas de la Bolsa se suelen producir poco a poco, escalonadamente, mientras que los descensos suelen ser más acusados.

Una mayor volatilidad equivale a una mayor prima de riesgo, es decir, que los mercados descienden porque están descontando el riesgo implícito en un mercado. Exactamente lo que ocurrió el jueves justo después de los atentados.