Aeronáutica

El grupo ITP asegura que su cartera de pedidos garantiza el negocio para 15 años

El grupo aeronáutico Industria de Turbo Propulsores (ITP) cerró el pasado ejercicio con una reducción del volumen de ventas de un 6%, hecho calificado como 'marginal' por su director general, Ignacio Mataix, que ve cómo el grupo cuenta con una cartera de pedidos que asegura una importante carga de trabajo a un horizonte superior a 15 años.

El ejercicio 2004 ha sido muy importante para el grupo ITP que ha visto cómo ha accedido a importantes programas civiles y militares que aseguran una importante proyección de futuro del grupo. Su director general, Ignacio Mataix, en declaraciones a Cinco Días repasó lo que han sido los últimos cuatro años para ITP y señaló que 'estamos donde debíamos estar'.

ITP es un grupo 'joven', con poco más de 15 años de historia, que se ha abierto camino en un sector tan exigente como el de fabricación de turbinas para usos industriales y aeronáuticos. Hoy cuenta con 11 plantas productivas repartidas entre España, Gran Bretaña, México y Estados Unido, una facturación de 379 millones el pasado año, un resultado de 37,3 millones y una plantilla total de 2.450 personas.

Tras el fuerte crecimiento de los últimos años, en que se han realizado inversiones que ascienden a 320 millones de euros -220 millones en I+D-, su director general aboga por 'consolidar lo que tenemos y rentabilizar las inversiones'. Por tanto, éstas serán las grandes líneas del nuevo Plan Estratégico 2006-2010 que ITP espera tener finalizado en otoño.

Perspectivas 2005

A juicio de Ignacio Mataix, el ejercicio 2005 será para las cuentas de ITP similar al año anterior, 'seguiremos con el crecimiento', para más adelante registrar importantes incrementos, cuando comiencen a materializarse los proyectos que ahora están en fase de desarrollo. Asimismo, se mantendrán las fuertes inversiones para avanzar en esos nuevos contratos que hacen que la cartera de pedidos de ITP sea estable a largo plazo.

Por lo que se refiere al sector aeronáutico Mataix augura un relanzamiento del mismo como consecuencia de los nuevos proyectos de aeronaves que están presentando las grandes compañías. Sin embargo aún existen 'nubarrones' como son el precio de los combustibles y la desfavorable cotización del dólar frente al euro, que penaliza a los fabricantes europeos.

La cartera de pedidos de ITP está compuesta por importantes programas civiles y militares en los que acude bajo la modalidad de riesgo compartido en consorcios con los fabricantes líderes del sector. La práctica totalidad de estos contratos se prolongan durante un periodo de más de diez años e incluso hay algunos previstos para 30 años.

En materia de defensa destacan los contratos del motor EJ200 para el Eurofighter, TP400 para el A-400M, MTRI390 para el helicóptero Tigre; mientras que en materia civil se encuentran los motores Trent 700 y 800 para A-330 y Boeing 777, Trent 500 para Airbus 340-600, Tren 900 para A-380, y HTF7000 de helicóptero.

Otro de los desarrollos más ambiciosos de ITP ha sido la turbina de baja presión, que permite su adaptación a usos civiles y de defensa, que han permitido dos importantes contratos.

Estabilidad accionarial

Tras la salida de la SEPI del accionariado de ITP en septiembre pasado, el grupo pasó a estar controlado por Sener Aeronáutica (53,2%) y Rolls Royce (46,8%). A su vez, Sener Aeronáutica está participada por la ingeniería vasca Sener (72%), el banco estadounidense Lehman Brothers (18%) y la sociedad de inversión del Gobierno vasco Socade (10%). Mataix descarta que se vayan a producir nuevos cambios accionariales por lo que califica la actual estructura accionarial del grupo como 'estable'. Recuerda que tanto Sener como Rolls son socios fundadores y respecto a los dos nuevos socios puntualiza que 'cualquier compañía que entre en el negocio aeronáutico entra con unos periodos de inversión también de medio o largo plazo'.