CincoSentidos

Michael Campbell rentabiliza el triunfo del US Open

Dos semanas después de ganar el US Open, el neozelandés Michael Campbell, ha sucumbido a la tentadora oferta de la familia Smurfit, propietaria del The Kildare Hotel & Country Club, conocido como The K Club de Dublín, un exclusivo recinto que del 22 al 24 de septiembre del año que viene albergará la Ryder Cup, el duelo bienal entre los equipos de Europa y EE UU.

La victoria en el US Open, el segundo Grand Slam de la temporada, supondrá para el golfista maorí, además de los 1,1 millones de dólares de premio que ingresó, multiplicar por cinco los contratos con sus patrocinadores. Según varios expertos, los 200.000 dólares que percibía de Nike se transformarán en un millón. A partir de ahora su participación en cualquier torneo se cotiza y el primero en pasar por caja ha sido el Smurfit European Open.

'El señor Smurfit quería tener en su casa a los dos últimos ganadores del US Open, Retief Goosen y Michael Campbell', señaló un portavoz del European Tour, que no quiso comentar qué cantidad podría haber recibido el neozelandés para jugar esta semana en el The K Club. 'Cobrar fijos de salida está prohibido', añadió, aunque es una práctica habitual en Europa que, a diferencia de lo que sucede en EE UU, no está perseguida.

Michael J. Smurfit, presidente del grupo papelero Jefferson Smurfit, quiso construir un hotel y un campo de golf exclusivos. El recorrido es típicamente norteamericano y el estilo del hotel, europeo. La finca que Smurfit compró en Straffan comenzó a agrandarse con la adquisión de terrenos colindantes. La casa fue reconstruida sin ahorrar costes.

El recorrido del campo de golf fue diseñado por Arnold Palmer y Ed Seavy. Abierto en 1990, sufrió una importante transformación cuando las persistentes lluvias irlandesas destrozaron buena parte de la obra, lo que les obligó a construir un sofisticado sistema de drenaje que se utiliza para el aprovechamiento de las aguas. Este campo está rematado por una impresionante casa club, un magnífico lugar donde disfrutar de una cerveza en el hoyo 19.

Desde finales del año 2000, el The K Club dispone de un segundo recorrido, igualmente firmado por Palmer, que mantiene la exclusividad del primero, hoyos bien diseñados en un trazado suave como el paisaje que envuelve uno de los campos más exclusivos del mundo y que más visitantes recibe a lo largo de la temporada.