CincoSentidos

Roda de Isábena acoge su VI Ciclo de Música

Un pueblo de poco más de 20 habitantes, con un patrimonio arquitectónico que comprende una catedral románica del siglo XI y un claustro del XII, en un enclave paisajístico excepcional y con varios y cuidados alojamientos turísticos, no podría pedir más que convertirse en el centro de un ciclo de música clásica.

Roda de Isábena, una pequeña localidad de la provincia de Huesca, acoge desde el próximo 8 de julio su VI Ciclo de Música. Hasta el próximo día 23 de julio, la catedral románica del pueblo será el principal escenario de un programa musical que incluye intérpretes como Ernesto Bittetti, Daniel Regincós, J. Ignacio Perbech o Amat Santacana, agrupaciones como Estil Concertant y la Coral Oscense o sopranos como Ligia Gutierrez o María Hinojosa. 'Dentro de la política cultural del ayuntamiento tienen mucha importancia los ciclos de música clásica que se celebran en julio y que ya han alcanzado un prestigio reconocido', explica el abogado Juan Antonio Cremades, organizador del ciclo en su doble condición de concejal de cultura de Roda de Isábena y presidente de la Asociación Musical de la localidad.

Los conciertos han sido patrocinados por la Diputación Provincial de Huesca y Turismo de Aragón, las bodegas Enate, las aguas Vilas del Turbón y la Fundación La Caixa. No es el único apoyo. 'También participan los habitantes del pueblo a través de la Asociación Cultural Rotense y una familia de Roda llamada Casa Correo. Sin contar, naturalmente, con la Iglesia, que nos deja la catedral, y el Ayuntamiento', señala el concejal de Cultura de Roda.

A los conciertos que se han celebrado en la localidad hasta ahora, habrá que añadir en un futuro un nuevo aliciente. El Gobierno de Aragón acaba de convocar una licitación, con un presupuesto de 158.664,80 euros, para llevar a cabo la restauración del órgano de la catedral. El instrumento musical fue construido en 1657 por Fray Martín Peruga y ampliado en 1700 cuando se situó en su actual emplazamiento. 'El órgano se halla en estado de funcionamiento con todas las piezas originales. Se usa en ceremonias litúrgicas en la catedral, pero le falta la puesta a punto necesaria para poder ser utilizado en conciertos', apunta Juan Antonio Cremades.