Transportes

Renfe saca a concurso su mayor pedido para la red de cercanías

La nueva Renfe ha solicitado ofertas para comprar 80 trenes de Cercanías por 400 millones en el mayor contrato realizado hasta hoy para este tipo de servicio. Las empresas precalificadas, Siemens, CAF, Alstom, Ansaldo-Breda y Bombardier, entregarán sus ofertas en septiembre.

Los servicios de Cercanías se han convertido, junto al AVE, en una de las dos prioridades de Renfe, según el plan estratégico hasta 2009 de esta refundada operadora ferroviaria. El plan está dotado con 5.500 millones, y el primer gran contrato de la nueva etapa que se inauguró en enero estará dedicado precisamente a adquirir un gran número de trenes para dar servicios en las áreas metropolitanas de las grandes ciudades.

La compañía que preside José Salgueiro ha solicitado ofertas para comprar 80 trenes tipo Civia. Tras los primeros contactos con los fabricantes, Renfe ha precalificado a cinco suministradores entre los que hará la elección definitiva, utilizando el sistema de concurso con procedimiento negociado.

Las empresas elegidas son Alstom, Ansaldo-Breda, CAF, Bombardier y Siemens.

La licitación se convoca para suministrar 80 trenes en dos lotes de 40 cada uno. El presupuesto total estimado superará los 400 millones. Esta cantidad no incluye el mantenimiento, que será objeto de discusión durante el procedimiento negociado.

El mantenimiento, cuya cuantía puede llegar a ser tan importante como el propio contrato, resulta ahora un asunto conflictivo dadas las presiones de los sindicatos para que los talleres de Renfe reciban carga de trabajo.

Lotes

El primero de los dos lotes que salen a licitación está compuesto por 40 trenes Civia tipo C con una configuración de cinco coches por composición. El segundo lote consta de 28 trenes de tipo A, de cuatro coches cada uno; 11 trenes tipo C, de cinco remolques; y uno de tipo B, de tres coches.

Aunque Renfe puede adjudicar todo el contrato a una sola compañía, lo más normal es que elija a un suministrador para cada lote.

Las cinco empresas elegidas se han presentado a la fase de preclasificación de forma individual, como es preceptivo. Pero lo normal es que, al formalizar las ofertas, formen consorcios. Siemens y CAF probablemente formarán para la ocasión una agrupación temporal.

Renfe ha fijado la fecha de comienzo del mes de septiembre para la presentación de las ofertas que después serán objeto de procedimiento negociado. Las empresas del sector se muestran resignadas ante la práctica de Renfe de imponer tareas para septiembre, lo que les obliga a pasar el mes de agosto trabajando.

Con toda probabilidad, esta es la mayor licitación para comprar trenes de Cercanías que haya planteado Renfe. En todo caso el pedido, también para Cercanías, es parejo al realizado hace dos años cuando Miguel Corsini era el presidente la compañía.

La licitación en marcha se conoce con el nombre de 'Civia 3' por el tipo de trenes que se compran. El anterior concurso se denominó 'Civia 2'. En ambas licitaciones se han solicitado el mismo número de trenes, pero ahora las composiciones son algo más largas en número de coches. Parte del material de la licitación de hace dos años se encuentra en servicio y la otra está en fase de producción.

Revisión de convenios de 2004

Renfe da por encarrilado el proceso de fusión con GIF y de segregación del Adif en el que ha estado ocupada buena parte del pasado ejercicio. Ahora ha decidido centrarse en la definición de sus actividades estratégicas para el próximo cuatrienio. Una de las tareas pendientes son los contratos para la compra de 151 trenes por 2.300 millones que la anterior dirección de la empresa había comprometido en marzo de 2004. Estos pedidos nunca llegaron a plasmarse en la firma de un contrato como consecuencia del cambio de Gobierno en las últimas elecciones.

Ahora, el nuevo presidente de Renfe, José Salgueiro, ha retomado el asunto. Como primera iniciativa ha lanzado el nuevo pedido para trenes de Cercanías, en cumplimiento de la promesa de dar prioridad a este tipo de servicio. También ha desbloqueado la compra de trenes de CAF y Alstom para doble ancho. Este material es clave para la etapa de transición que se vive en el tráfico ferroviario, con un número importante de más de 1.000 kilómetros de línea de alta velocidad con ancho de vía internacional, pero en el que sigue siendo imprescindible utilizar también las vías convencionales de ancho Renfe para completar los tráficos hasta un buen número de ciudades.

Los contratos para la compra de trenes AVE ya han comenzado a renegociarse. Tanto Alstom como Talgo-Bombardier se han sentado a la mesa con los técnicos de Renfe. En el caso de Siemens se espera a que la multinacional comience a entregar las unidades del pedido anterior.