Patronal

Miguel Lazpiur relevará a Knörr al frente de la patronal vasca

La patronal vasca Confebask procederá el próximo 12 de julio a la renovación de su presidencia, lo que supondrá la salida de Román Knörr y la entrada del guipuzcoano Miguel Lazpiur.

Hasta el momento, los cambios en la cúpula de Confebask habían sido procesos de debate internos, pero esta vez se han visto envuelto en varias polémicas que harán que el nuevo presidente deba emplearse a fondo para calmar los ánimos.

La elección del presidente de la patronal vasca se rige por normas no escritas que marcan que los mandatos son de tres años. Los candidatos se designan por consenso interno, en turnos rotatorios, entre las tres organizaciones patronales territoriales Cebek (Vizcaya), Adegi (Guipúzcoa) y SEA (Álava).

En esta ocasión 'tocaba' que el presidente fuera guipuzcoano. Pero la forma en que Adegi dio a conocer a su candidato, Miguel Lazpiur, vicepresidente de esta patronal y director general de una compañía familiar con sede en Bergara (Construcciones Mecánicas José Lazpiur) molestó a Cebek y SEA. Se quejaron de que la designación se hiciera sin consenso previo, además de constatar que para ellos Lazpiur era casi un desconocido y suponía una incertidumbre sobre el perfil que podía presentar el nuevo presidente de la patronal.

Finalmente, las tres patronales han acabado dando su apoyo al candidato, ya que de lo contrario la crisis en la que se hubieran sumido hubiera sido muy complicada de resolver.

Inicialmente, Confebask surgió para coordinar las actuaciones de las tres patronales y servir de interlocutor para los temas conjuntos. Sin embargo, esta patronal ha ganando peso institucional en detrimento de las territoriales. Además, la salida a escena del debate del plan Ibarretxe provocó que las manifestaciones políticas adquirieran gran relevancia y generaran muchas susceptibilidades internas. Un ejemplo de ello fue la declaración institucional de Confebask de octubre de 2002, crítica con el plan Ibarretxe.

En las tensiones subsiste otro debate recurrente de la política vasca: el modelo de la LTH, ley que estructura la correlación de fuerzas internas, que fija equivalencia de los tres territorios independientemente del peso real de cada uno. Este modelo también se aplica en Confebask. El presidente de Cebek, José María Vázquez Eguskiza, ha reclamado que la Confederación se reconduzca hacia sus orígenes.

La presidencia es rotatoria y consensuada

La presidencia de Confebask implica un fuerte compromiso por parte de la persona que la encarne ya que se trata de un cargo que exige una gran dedicación, peso institucional y ninguna remuneración económica. Además, supone una notoriedad pública en un país en el que los empresarios tradicionalmente han sido objetivos de ETA.

El primer presidente de Confebask fue el carismático José María Vizcaíno (1981-1993), que estuvo al frente de la misma once años, en los que hubo que sentar las bases de la patronal en un contexto de fuerte presión terrorista y un descrédito social de la figura del empresario.

Después, accedieron a la presidencia el vizcaíno Baltasar Errazti (1993-1999) y el alavés Román Knörr (1999-2005). Durante ésta última se vivió el asesinato del presidente de Adegi, José María Korta.