Inmobiliario

Las comunidades optan por incentivar el alquiler de viviendas

El fomento del alquiler no sólo es la principal apuesta del Plan Estatal de Vivienda 2005-2008 que acaba de aprobar el Gobierno, sino que las regiones han apostado por incrementar las ayudas del ministerio, conscientes de que puede ser una herramienta útil para moderar el boom de precios y facilitar el acceso a las familias con menos rentas.

El ministerio que dirige María Antonia Trujillo se refiere a este cambio como el 'efecto llamada' que sobre las políticas autonómicas de vivienda ha tenido el mero anuncio de la creación de la Sociedad Pública de Alquiler (SPA). 'Sólo saber que el ministerio lo iba a poner en marcha ha motivado la creación de las agencias autonómicas, lo cual es siempre una buena noticia', dice insistentemente la ministra.

Pero también es cierto que Trujillo se ha inspirado para diseñar su proyecto en iniciativas similares que ya habían puesto en marcha comunidades pioneras en incentivar el arrendamiento, como País Vasco o Galicia.

Según el análisis efectuado por este periódico sobre qué medidas de fomento del alquiler tienen en marcha las distintas comunidades autónomas, la práctica totalidad contempla una mejora de las subvenciones al inquilino que aprobó el ministerio en julio de 2004 dentro del denominado Plan de Choque.

Casi la mitad de las autonomías dispone ya de una agencia pública

Ayudas directas

La iniciativa estatal contempla la subvención o pago de una parte de la cuota a la que debe hacer frente el inquilino, según sea su nivel de ingresos, con un tope anual establecido en 2.880 euros por un periodo máximo de dos ejercicios.

Pues bien, lo que hacen las regiones es aumentar esa ayuda mensual según sean las circunstancias económicas de la familia beneficiaria. Colectivos como hogares monoparentales, jóvenes menores de 35 años o familias con discapacitados suelen recibir un porcentaje mayor de subvención.

Castilla y León, otra región pionera en las políticas de alquiler, mantiene esta clase de ayudas mientras perdura la situación económica que motivó su concesión. 'Dos años no nos parecía un periodo suficiente para que una familia mejore ostensiblemente su situación, por ello nosotros prolongamos la subvención', explica Gerardo Arias, director general de Vivienda de la Junta de Castilla y León.

Otra de las iniciativas que complementan las regiones es la ayuda directa a la que tienen derecho aquellos propietarios de pisos vacíos que deseen ponerlos en alquiler. El incentivo alcanza los 6.000 euros y para poder cobrarlo también se establecen unos férreos requisitos, que las comunidades pueden adaptar a sus circunstancias y además deben velar por que se cumplan. 'En Cataluña contamos ya con 200 propietarios interesados en esta medida, a la que destinaremos 1,2 millones de euros', asegura Jaume Cleries, subdirector de Vivienda de la Generalitat.

Galicia y País Vasco son las regiones con más experiencia en el funcionamiento de instrumentos de intermediación en este mercado, como son las agencias públicas, aunque ya casi la mitad de ellas los están creando (ver ilustración). Estos organismos ponen en contacto a arrendadores y arrendatarios y gracias a un importante esfuerzo presupuestario son capaces de suavizar el coste de la renta al inquilino y asegurar su cobro al propietario.

Además, contemplan la suscripción de seguros multirriesgo y contra impagos para animar a los propietarios a alquilar sus casas, ya que les garantizan no sólo el cobro de la renta, sino asistencia jurídica en caso de desahucio y el buen estado del piso al finalizar el contrato.

Ayudas: Del pago de la cuota al seguro del hogar

¦bull;Incentivos al promotor. Al igual que el plan estatal, son varias las regiones que conceden préstamos cualificados y subvenciones para facilitar la construcción de pisos destinados al alquiler, un mercado tradicionalmente casi olvidado por los promotores privados.

¦bull;Subvención al inquilino. La ayuda promedio se sitúa en el 30% de la cuota mensual que deben sufragar las familias. La mayoría de las comunidades mejoran ese porcentaje, atendiendo a determinadas circunstancias económico-sociales.

¦bull;Ayuda al propietario. Con el objeto de movilizar el parque de casi tres millones de viviendas vacías que existe en España, el Gobierno ofrece una ayuda de 6.000 euros para que pueda reformarse y ponerse en alquiler. Las comunidades gestionan dicha ayuda y algunas ponen condiciones estrictas para su concesión para evitar el fraude.

¦bull;Desgravaciones fiscales. Como guiño añadido al propietario, el Ministerio de Hacienda ha mejorado el tratamiento fiscal que tenían las rentas obtenidas con el arrendamiento. Falta ahora que se extienda la desgravación fiscal al inquilino. Madrid lo ha aprobado ya y otras regiones lo están estudiando.

¦bull;Alquiler con opción a compra. Figura muy polémica en la negociación del plan 2005-2008 porque Trujillo no preveía financiación para ella, aunque finalmente retiró la prohibición de desarrollarla. Algunas regiones dicen que es la solución más demandada por los jóvenes.

¦bull;Agencias públicas. Intermedian entre propietarios e inquilinos y prevén colaborar con la SPA estatal.