Cinencia

Francia se impone a Japón como sede del reactor de fusión nuclear

Un año de negociaciones entre Europa y Japón finalizó ayer con la elección de Francia para el emplazamiento del reactor experimental de fusión nuclear (ITER) que impulsan EE UU, Corea, China, Rusia, la UE y Japón. Su construcción tiene un presupuesto de 10.000 millones en 20 años y su objetivo es fabricar energía limpia a partir del hidrógeno.

El proyecto científico con que soñó en 2003 el anterior presidente del Gobierno español, José María Aznar, ha acabado en manos francesas. El país vecino ha mantenido un largo pulso con Japón por albergar el reactor experimental de fusión nuclear y será la localidad de Cadarache, cercana a Marsella, la que ofrezca ubicación al conocido como ITER. España, por su parte, acogerá la sede de la entidad legal en Barcelona, oficina que gestionará unos 2.000 millones de euros.

El experimento, que trata de recrear la acción generadora del sol, busca una fuente inagotable de energía barata y limpia -sin emitir gases de efecto invernadero- alimentada por el agua del mar. La inversión necesaria ha sido calculada en 10.000 millones y cuenta con la financiación de los Gobiernos de EE UU, Japón, Rusia, China, Corea y la Unión Europea. La decisión favorable a Francia se dio a conocer ayer tras una reunión de altos cargos de los citados países celebrada en Moscú.

Reconciliación entre bloques

'Este es un gran éxito para Francia, para Europa y para todos los socios del ITER', señaló en un comunicado el presidente galo Jacques Chirac, quien agradeció el apoyo mostrado por los socios comunitarios a lo largo de unas negociaciones que mantenían paralizado el proyecto.

Los integrantes del consorcio de Estados que invierten en el ITER sostienen que, una vez elegida la sede, concluyen las diferencias entre candidatos. A la nota emitida por el Gobierno francés sucedió otra, firmada por el Ministerio japonés de Exteriores, en la que destacaba que Japón 'no ha podido corresponder a las expectativas de los países que le apoyaron como sede, como EE UU y Corea del Sur'.

Las mismas fuentes informaron a la agencia de noticias Kyodo que el Gobierno nipón abandonaba la lucha con Francia por el alto coste del proyecto. Como consuelo, Japón va a recibir las instalaciones de los materiales de investigación con parte de aportación europea para su construcción.

Sin embargo, no todo han sido reacciones contenidas. El presidente de la mayor patronal nipona -Nippon Keidanren- y primer ejecutivo de Toyota, Hiroshi Okuda, señaló a Kyodo que la decisión que favorece a Francia es 'extremadamente lamentable'.

Concesión a españa: La sede de la entidad legal gestionará 2.000 millones

¦bull;El presupuesto del ITER es de unos 10.000 millones. El 45% se invierte en la construcción, mientras el coste de funcionamiento será de unos 240 millones anuales durante los próximos 20 años, según dijo ayer la ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo.

¦bull;El Consejo de Ministros de Competitividad de la UE decidió en noviembre de 2003 que fuera Francia y no España, que pujaba con la localidad de Vandellós y una aportación de 900 millones, la candidata europea.

¦bull;La contraprestación para España, por el apoyo a Francia, es la obtención de la sede de la entidad legal europea, que viene a Barcelona con el nombre de Agencia Europea de Fusión, y la elección de uno de sus dos directores. El Gobierno español calcula que esta oficina gestionará unos 2.000 millones.

¦bull;EE UU se alineó con el bloque asiático que constituían Japón y Corea del Sur para la ubicación del reactor en la localidad nipona de Rokkasho, al norte del país en una zona que ya cuenta con instalaciones nucleares y centrales eléctricas.

¦bull;El ITER es, a juicio del Gobierno español, el mayor proyecto científico que se ha abordado en la historia junto a la Estación Espacial Internacional. Convergencia i Unió ha pedido ya que en Vandellós se levante un centro de estudio de energías renovables.