Despidos

Lear anuncia un plan de reestructuración que supondrá la supresión de 7.700 empleos

El fabricante estadounidense de componentes para automóviles Lear ha puesto en marcha un plan de reestructuración que podría suponer una supresión de hasta 7.700 puestos de trabajo, lo que supone el 7% de su plantilla total, informó hoy la compañía. En concreto, el grupo cuenta con una plantilla de 110.000 empleados repartidos en 34 países de todo el mundo, mientras que en Europa dispone de 37.500 trabajadores.

El coste de esta medida, que afectará a cinco instalaciones industriales de la empresa y a ciertos cargos administrativos, se elevará hasta un total de 250 millones de dólares (205 millones de euros). Este plan de reestructuración consistirá principalmente en el cierre de plantas, incluyendo el traslado de ciertas operaciones de producción a países de costes más bajos, así como a reducciones de plantilla.

Estas acciones forman parte de una fase inicial integrada en una estrategia de reestructuración más compleja, dirigida a la mejora de la capacidad de producción, a eliminar el exceso de capacidad y a reducir los costes operativos.

El presidente y consejero delegado de la compañía, Bob Rossiter, señaló que "Lear está implementando este plan de reestructuración para mejorar la posición competitiva de la empresa, dentro de las intensas condiciones de competitividad de la industria".

La empresa, radicada en Southfield (Estados Unidos) estima que un total de 24,7 millones de euros, correspondientes a costes antes de impuestos, se incluirán en la cuenta de resultados del segundo trimestre del año.

Lear cerró el pasado año con un beneficio neto de 324,7 millones de euros, lo que supone un aumento del 11% respecto a 2003, en tanto que la cifra de negocio de la multinacional se elevó en 2004 a 13.000 millones de euros, lo que representa un alza del 8,3% y un récord para la compañía.

La empresa explicó que el aumento de sus ingresos se debe a la suma de nuevos negocios y a los efectos favorables del tipo de cambio de divisas. Estos factores, unidos al programa para mejorar la eficiencia, propiciaron el crecimiento del beneficio neto.