Miguel Calvo

'El Gobierno tiene que quitar el sobrecoste en las cotizaciones a las ETT'

Las ETT exigen cambios para ser más competitivas y ganar cuota de mercado en la gestión de la temporalidad

La Asociación Estatal de Trabajo Temporal (AETT) reúne a las pequeñas y medianas empresas de trabajo temporal (ETT). Pretende defender los intereses de las empresas medianas del sector, ya que las grandes multinacionales del trabajo temporal tienen su propio 'club limitado', Agett, en el que las pymes no se sentían representadas. Miguel Calvo, presidente de AETT y del Grupo Norte de trabajo temporal, es el encargado defender ante el Gobierno los intereses de esta patronal.

La CEOE (a la que pertenece AETT) y los sindicatos están negociando una reforma laboral. ¿Que piden las medianas y pequeñas ETT en este proceso?

La temporalidad en este país es muy alta. Ha habido unos años en los que se ha castigado a las ETT con medidas coercitivas y en este periodo la temporalidad no ha mejorado sino que ha empeorado. En la reforma de 1999, a las ETT nos castigaron con un 1% más de cotización y con una indemnización por término de contrato de 12 días por año trabajado. Por eso, lo primero que hemos planteado al Gobierno es que elimine el incremento de costes que nos hace menos competitivas. Tienen que eliminar estos sobrecostes, porque hay empresas usuarias que son reticentes a acudir a una ETT sólo por este impuesto adicional.

¿Y qué disposición han encontrado en el Ejecutivo?

El Gobierno tiene bastante claro que ese punto de cotización es un castigo, que no aporta ningún valor a los ingresos. Pero tendrán que valorar si políticamente se puede atacar ahora. Están en disposición de hacerlo.

Se limitan entonces a reclamar una rebaja de costes...

No. También hemos propuesto al Gobierno que nos permita facturar procesos de selección de personal de las empresas, no sólo para trabajadores temporales sino también para seleccionar las plantillas fija. Actuar como una agencia de colocación. Queremos también vender formación y que se cree un contrato ad hoc, especial para ETT.

¿Qué características tendría este contrato?

La duración de ese contrato debería ser la que marque la empresa usuaria. Si hay que circunscribir las necesidades del cliente a uno de los contratos existentes (eventual o de obra y servicio) muchas veces los encajes son difíciles.

¿Y qué les ha pedido a cambio de todo esto el Ministerio de Trabajo?

Nos ha pedido que parte de los trabajadores que ponemos a disposición de las empresas usuarias tengan un contrato indefinido con la ETT. Estamos hablando de un porcentaje muy simbólico, en torno al 2%. Personalmente, no creo en esta medida por su complejidad. Es una fórmula que se ha ensayado en Alemania, y no les ha funcionado bien. Creemos que no es la solución pero es una discusión que podemos mantener. Siempre y cuando sean porcentajes pequeños, AETT cree que se podría gestionar.

¿Han notado más receptividad con el actual Gobierno que con el del PP?

Sí, claramente, aunque desconocemos los motivos.

'Queremos más trozo de la tarta de la temporalidad'

Miguel Calvo, presidente de AETT, se queja de que en España, las empresas de trabajo temporal sólo gestionan el 15% de la temporalidad. 'Hasta hace poco, se pensaba que la ETT generaba la inestabilidad laboral. Pero es todo lo contrario, nosotros como colectivo creemos en el empleo estable, pero sabemos que cualquier economía necesita unos márgenes de flexibilidad para gestionar las empresas y eso es a lo que nos dedicamos, a gestionar la temporalidad', explica Calvo.

Asegura que las ETT 'no pretenden que se elimine la capacidad de cada empresa de gestionar los contratos temporales por su cuenta', como ocurre en algún país de Europa. 'Lo que sí queremos es tener una mayor parte de la tarta de la temporalidad, que se nos de más cuota, una mayor participación y, sobre todo, que no se nos ataque, porque aportamos valor y en economía lo que aporta valor se mantiene y lo que no, desaparece', señala Calvo.

El presidente de AETT cree que las ETT son ahora mucho mejor aceptadas por la sociedad. 'La reforma de 1999, fue un trago duro de digerir y hoy creemos que fue un acierto. La equiparación salarial por ley de los trabajadores cedidos por ETT con los trabajadores de la compañía usuaria rompió una barrera que marcaba una diferencia social entre los trabajadores de ETT y el resto de la plantilla. Ahora la gente no nos ve como creadores de precariedad y como elementos distorsionadores del mercado laboral, sino como un elemento muy fluido para acceder al mercado laboral', dice.

En cuanto a los continuos movimientos empresariales del sector (en 1998 había 435 ETT y en 2004, 340), Calvo opina: 'Ha habido unos años en los que todo estaba en venta y todo el mundo quería comprar, o al menos las grandes, y esa sensación se ha terminado'.