Salida a Bolsa

Una web de póquer supera en valor a British Airways

El portal de juegos de azar PartyGaming, que usa Gibraltar como paraíso legal y factura 1,16 millones al día, sale a Bolsa el lunes en Londres. El rango de la acción valora la empresa en más de 6.640 millones.

Un matrimonio que acaba de entrar en los cuarenta, ella antigua editora de contenidos porno en internet, y dos informáticos de origen indio están a punto de hacerse multimillonarios con su negocio de Gibraltar. Son dueños de uno de las mayores empresas de partidas de póker por internet, PartyGaming, y pretenden sacarla a cotizar en Reino Unido este lunes. El precio por acción valora el grupo entre 8.000 y 9.200 millones de dólares (entre 6.640 y 7.636 millones de euros).

La colocación del 21% del capital de la compañía, que cuenta con tres líneas de negocio en la red (partidas de póker, bingo y casino) y 1.100 empleados, arroja una previsión mínima de ingresos de 1.680 millones de dólares (1.395 millones de euros) a través de la venta de 897 millones de acciones (incluido un posible greenshoe).

Las cifras convierten esta OPV (oferta pública de venta de acciones) en la colocación en la Bolsa de Londres de mayor envergadura desde 2002. De hecho, situará a PartyGaming en el selecto grupo FTSE 100. La horquilla aconsejada para el título va de 115 a 120 peniques. Y esa misma valoración hace de este promotor de timbas virtuales, cuya facturación diaria es de 1,4 millones de dólares, una firma con mayor capitalización que British Airways o el gigante de la distribución de informática Dixons.

En el camino al parqué sólo hay un escollo: la regulación de EE UU contra los juegos de apuestas online y telefónicas. El folleto de la OPV presentado ante la comisión británica del mercado de valores (FSA por sus siglas en inglés) reconoce el problema. De hecho, los propietarios de este casino en línea ya han recibido un toque de atención del Departamento de Justicia de EE UU, que amenaza con un posible procesamiento por explotar el negocio de las apuestas online en ese país, algo prohibido por la Wire Act de 1961.

Altos cargos de la Justicia estadounidense han declarado que consideran ilegal un servicio de juegos de azar al que se puede acceder desde EE UU, independientemente de dónde se encuentre registrada la empresa.

Partygaming, cuenta con el 87% de sus usuarios en EE UU, pero tiene una exótica sede central en Gibraltar, del mismo modo que algunos de sus competidores están registrados en Las Islas Vírgenes, Islas Antigua o Curaçao.

'El de PartyGames es un fantástico modelo de negocio, el problema es el tema legal', ha dicho a Bloomberg el analista de DWS Jonathan Arthur. El experto cree que la acción atraerá a los fondos amantes del riesgo. Pero ésta no es la publicidad que ha buscado PartyGaming, que se ha apresurado a declarar, contra la letra del folleto, que no tiene problemas en EE UU.

El viernes comparecieron ante la prensa el consejero delegado, Richard Segal, y el director financiero, Martin Weigold, quienes representan al alma mater de la empresa. Californiana de origen y licenciada en Derecho, Ruth Parasol fue mujer de negocios en el mundo del porno antes que dueña de PartyGaming.

Su estreno, siendo aún adolescente, tuvo que ver con las líneas eróticas, actividad que vendió para encargar a sus socios indios (Anurag Dishit y Vikrant Bhargava) que diseñaran la plataforma de juegos online. Su último movimiento, en mayo, ha sido la contratación como presidente de Michael Jackson, de la firma de software Sage, y como subdirector de Brian Larcombe, ex jefe ejecutivo de la firma de capital riesgo 3i Group.

El show continúa y PartyGaming se promociona más allá de foros económicos. El último cebo a su millón de jugadores es un torneo con un millón como premio. La final se jugará en un crucero por aguas del Pacífico.

Un negocio amenazado por EE UU

El proceso legal en que puede verse involucrada PartyGaming en EE UU, sumado a una primera valoración en forma de farol, ha hecho caer su expectativa de capitalización bursátil de 10.000 millones de dólares a menos de 9.200 millones.

Fiscales de todos los rincones de EE UU demandan para sus Estados competencias para regular el negocio de las puestas online. Y el senador por Arizona, John Kyl, ha propuesto una ley que recortaría el margen de acción de los casinos en internet, algo que perjudica los intereses de PartyGaming, con más de 60.000 estadounidenses jugando de forma alternativa en horas de máxima audiencia.

El mercado del póker online facturó el año pasado 1.200 millones, un 446% más, y tiene previsión de duplicarse en 2005.