Petroleo

La gasolina sin plomo de 95 octanos cuesta ya un euro en once provincias

El último repunte del precio del petroléo y sus derivados ha provocado que la gasolina sin plomo de 95 octanos, ahora la de mayor consumo, haya alcanzado esta semana un precio récord de un euro en once provincias.

Los precios facilitados por las operadoras al Ministerio de Industria para este combustible han alcanzado hasta cinco récords consecutivos en la última semana. De hecho, tanto las gasolinas, como el gasóleo acumulan desde comienzos de este año revalorizaciones medias cercanas ya al 15%.

Según el análisis efectuado por este periódico, en once provincias españolas los precios máximos de venta al público de la sin plomo han superado la barrera psicológica del euro y los precios medios están en el entorno de los 0,990 euros por litro.

Destaca además que entre esas once provincias se encuentran Madrid, Barcelona, A Coruña, Gerona o Tarragona.

Para el conjunto del país, el litro de sin plomo de 95 octanos se vende en la actualidad a un precio medio de 0,975 euros, es decir, 1,6 céntimos más cara que hace una semana, y acumula un alza del 15,93% en el presente año.

La sin plomo de 98 también batió el pasado viernes su anterior récord, con 1,075 euros por litro y un alza del 15,72% en lo que llevamos de 2005, mientras que el litro de la variedad de 97 octanos ha pasado a costar 1,057 euros, también récord, y registra un incremento del 15,77% desde enero.

Es más, sólo desde el pasado viernes, 17 de junio, las gasolinas acumulan un incremento medio del 1,6%.

Los gasóleos también se encuentran en máximos, aunque su incremento en los últimos siete días ha sido más moderado, de un 0,6%.

Así, el litro de gasóleo A permanece desde el pasado miércoles en 91 céntimos de euro, y el de nuevo gasóleo A, en los 94,9 céntimos que ya marcó el pasado martes. Uno de los factores que explica este encarecimiento es la depreciación del euro frente a la divisa estadounidense (el crudo y sus derivados se negocian en dólares), que precisamente el pasado viernes cayó por debajo de los 1,20 dólares (1,1985), frente a los 1,23 de principios de junio y los 1,26 de hace escasamente un mes.

Sin embargo, fuentes del sector señalaron a Efe que el tipo de cambio es sólo uno más de los elementos que marcan la evolución del precio de los combustibles, junto a aspectos locales como si la estación de servicio está ubicada en una autopista o una carretera comarcal o los costes de abastecimiento de las gasolineras. Estas fuentes afirmaron que el factor determinante a la hora de fijar el precio de venta al público es la evolución de los combustibles en los mercados internacionales de referencia, que, en el caso de España, son el de Rotterdam y, sobre todo, el de Italia, que se utiliza para el sur de Europa y los países del Mediterráneo.

Los mercados internacionales arrastran una situación de escasez de oferta derivada de la fuerte demanda de crudo y sus derivados, situación a la que se ha sumado la amenaza de huelga en el sector en Noruega.

Nuevo récord del crudo en Europa y EE UU

El petróleo brent de referencia en Europa registró el viernes un nuevo récord en el mercado de futuros de Londres al cerrar en 58,36 dólares el barril. El barril de petróleo del mar del Norte para entrega en agosto ganó 40 centavos respecto a la jornada anterior arrastrado por la tendencia alcista que mantuvo el Texas en Estados Unidos.

El barril de petróleo de Texas cerró la última sesión de la semana con un precio récord de 59,84 dólares. La tensión entre la oferta y la demanda en ese país, principal consumidor del mundo, es uno de los factores que presiona al alza a los precios. Se teme que no haya suficientes reservas y que las refinerías no tengan capacidad de producción adecuada en un momento en que sube la demanda por la temporada de vacaciones.