æscaron;ltima

La cumbre del G-8 convierte Edimburgo en una fortaleza

Hoteles y tiendas planean hacer su agosto con motivo de las protestas contra la pobreza

Edimburgo, capital de Escocia, rodeará su Parlamento con vallas alambradas y traerá 5.000 policías de todo Reino Unido para preparar la llegada sin precedentes de una multitud de manifestantes contra la cumbre del G-8 en julio. 'Somos una ciudad pequeña', asegura Donald Anderson, alcalde de la ciudad. 'Nuestra prioridad máxima debe ser la salud y la seguridad de todos'.

Los hoteles ya se están llenando, después de que Bob Geldof, el músico que organizó los conciertos Live Aid contra la hambruna en Etiopía hace 20 años, instase a un millón de personas a acudir a Edimburgo el mes que viene para reclamar el fin de la pobreza en el mundo. Eso llevaría a triplicar la población de Edimburgo, de 450.000 habitantes. El presidente estadounidense George Bush estará entre los líderes mundiales que se reunirán del 6 al 8 de julio en Gleneagles, un hotel y parque campestre situados a 64 kilómetros al norte de la ciudad.

Durante esos días, el palacio de Holyroodhouse, residencia escocesa de la reina Isabel II, ubicada frente al Parlamento, también estará vallada y permanecerá vacía durante la cumbre, según informó una portavoz de la familia real. La reina normalmente hubiera concedido audiencias en Escocia durante la época de la cumbre.

El concejo de la ciudad ha mantenido reuniones con los organizadores de marchas y concentraciones, incluso con representantes de Geldof y de la organización Make Poverty History (hagamos historia de la pobreza), que planea una ruta circular para su marcha por la capital en una 'protesta apasionada y pacífica'' el 2 de julio, según el sitio web de la campaña.

Pero no todos se quejan por la protesta. El hotel de cinco estrellas Glasshouse, situado en el centro de Edimburgo, que cobra hasta 680 euros por una habitación doble, estará completo durante las fechas de las manifestaciones, al igual que el Edinburgh Backpackers Hostel, que cobra unos 21 euros por noche a los mochileros. 'No estamos aceptando más reservas para esos días', afirma Brighid Keane, recepcionista de Backpackers Hostel, situado en Royal Mile, en la histórica Ciudad Vieja de Edimburgo. 'Hemos tenido una demanda inusual y hay un exceso de solicitudes'.

En Harvey Nichols, un gran almacén que vende productos de lujo como Prada o Christian Dior situado en el centro de la ciudad, se frotan las manos ante la perspectiva de disparar sus ventas, gracias tanto a los periodistas como a los manifestantes. 'Esperamos que venga más gente', afirma su portavoz, Annette Lamb.

El primer ministro británico, Tony Blair, anfitrión del encuentro, quiere que los países industrializados dupliquen su ayuda a África, hasta alcanzar 40.000 millones de euros al año en la próxima década. A su juicio, la pobreza en ese continente es una 'cicatriz'' en la conciencia de Occidente.

Bob Gelgdof planea repetir los conciertos de 1985 con espectáculos gratis Live 8 el 6 de julio en Londres, Filadelfia, París, Roma y Berlín para destacar la pobreza mundial y la deuda. Entre los artistas participantes estarán Elton John, Madonna, Paul McCartney y Stevie Wonder. En la pasada ocasión, Live Aid recaudó más de 40 millones de libras.