æscaron;ltima

Los lucrativos negocios de la familia Glazer

El multimillonario Malcolm Glazer es el objetivo en los últimos meses de las iras de los aficionados del equipo inglés de fútbol Manchester United. Glazer, que ha ido haciéndose paulatinamente con las acciones del mayor club del mundo por ingresos, ya controla el 97,3% del grupo. Todo ello, con la oposición de los seguidores, que no se fían de las intenciones del estadounidense. El nuevo dueño tiene planes de triplicar los beneficios operativos del grupo en cinco años, lo que conllevará una subida en el precio de las entradas.

Los aficionados del Manchester volvieron ayer a manifestar su malestar con la toma de control de Glazer sobre su equipo y afirmaron que acabarán forzando al multimillonario a abandonar el club en tres años, informa Bloomberg. Entre otras medidas, han acordado dejar de comprar productos de patrocinadores como Vodafone y Nike. Asimismo, han creado un fondo denominado Phoenix Fund, con el que pretenden recaudar el suficiente dinero para recomprar el club a Glazer, que ha desembolsado 1.160 millones de euros por la adquisición.

Pero a este hijo de una humilde familia de inmigrantes judíos lituanos nunca le ha preocupado la opinión pública a la hora de hacer negocios. Y lo primero que ha hecho tras tomar el control es poner en el consejo del club a tres de sus hijos, Avram (44 años), Bryan (40) y Joel (38), este último será además presidente. Los otros tres vástagos de Malcolm Glazer (Ed, Kevin y Darcia) también trabajan en los negocios de papá en sectores que van desde los deportes a la inversión inmobiliaria. La familia es propietaria del imperio inmobiliario First Allied, que incluye un gigantesco centro comercial y apartamentos, valorado en unos 500 millones de euros.

Cuando el patriarca compró en 1995 al deficitario equipo de fútbol americano Tampa Bay Bucaneers por 160 millones de euros, puso también al frente del grupo a Joel Glazer, que entonces contaba sólo con 28 años. Joel impulsó al equipo y en 2003 ganó la Super Bowl. Según la revista Forbes, el club ha cuadruplicado su valor hasta los 640 millones de euros, desde que la familia logró el control.

Una de las inversiones más controvertidas de la familia fue la de Zapata Corporation, una empresa de extracción de petróleo y gas fundada en 1953 por el ex presidente estadounidense, George H. W. Bush, que la bautizó así por la película Viva Zapata, protagonizada por Marlon Brando. Malcolm Glazer utilizó una estrategia parecida a la seguida con la compra del Manchester y comenzó a adquirir paquetes de acciones en 1990 hasta que en 1994 él y su familia se hicieron con el 51,3% de la firma. Bajo el mandato de Glazer, la compañía abandonó los negocios de petróleo y gas y se convirtió en la primera productora de aceite y proteína de pescado con la marca Omega Protein, que se utiliza para alimentación humana y animal. Avram Glazer fue nombrado presidente y consejero delegado de la firma en 1995.

En 2004 la revista Business Week informó que Zapata y su filial Omega Protein, estaban siendo investigados por el regulador del mercado de EE UU (SEC) sobre picos inexplicables en el precio de sus acciones. Los movimientos se produjeron al mismo tiempo que la familia Glazer compró acciones del Manchester United. Hasta el momento todo ha quedado en sospecha y Avram Glazer ha descartado las sugerencias de que el grupo pudiera estar involucrado en manipulación de mercado.

Malcolm Glazer, de 74 años, ocupa el puesto 244 entre los estadounidenses más ricos, según la revista Forbes, con una fortuna neta estimada en 755 millones de euros.