Amnon Landan

'Tenemos un negocio que funciona en los malos tiempos'

Nadie me hubiese dado una oportunidad así en el entorno empresarial', dice Amnon Landan quien cree que su paso por el servicio militar le sirvió para enfrentarse a muchos de los retos que tiene que asumir un presidente de una multinacional como son el 'motivar a un equipo o tomar decisiones en condiciones inciertas'. Landan ha sido capaz de hacer triunfar en EE UU y el mundo a una desconocida empresa israelita, gracias a su concepto de optimización de las tecnologías de negocio que le permitió crecer cerca del 30% anual mientras el sector informática se encontraba en recesión. Forbes le nombró emprendedor del año 2003, pero Amnon Landan no se imagina como el próximo Bill Gates o Larry Ellison, aunque no le falta ambición. Su objetivo es que Mercury esté entre las cinco primeras empresas de software en un futuro cercano.

Pregunta ¿Cuál es el secreto de Mercury para conseguir triunfar en un momento de crisis?

Respuesta Hay dos aspectos que caracterizan la compañía. Por un lado, siempre hemos invertido pensando en el futuro, y cuando las condiciones eran difíciles, invertimos en cosas diferentes que nos permitieron entrar en nuevos negocios, que estaban empezando a crecer. El otro aspecto son los productos. Tenemos soluciones que en los buenos tiempos permiten llegar antes que nadie al mercado y ofrecen ventajas competitivas; pero en malos tiempos proveen de un montón de retornos defensivos como puede ser el recorte de costes, hacer más con menos... Tenemos un negocio que por definición funciona en los malos tiempos, pero también en los buenos. Esta combinación nos ha permitido crecer muy rápido incluso en los momentos más bajos de esta industria.

'Esperamos hacer más compras en busca de tecnologías avanzadas, por encima del hecho de ganar tamaño'

'Hace un año y medio la gente ha vuelto a invertir en nuevas iniciativas, pero de forma moderada. No son los buenos viejos tiempos de la burbuja'

P ¿Están observando una recuperación de las inversiones tecnológicas en nuevos proyectos más que en el ahorro de costes?

R Lo normal históricamente era que las inversiones en tecnología creciesen todos los años hasta que llegó la burbuja en 2000. Hasta 2003 no se ha hecho nada más que mantener los sistemas encendidos. Hace ahora un año y medio, la gente ha vuelto a invertir en nuevas iniciativas pero de una forma muy moderada. No son los buenos viejos tiempos de la burbuja. La gente se ha dado cuenta que no puede estar sin hacer nada, estos sistemas se construyeron para obtener beneficios en el negocio. Lo que vemos es una aproximación más calculada: no hacen esos grandes proyectos, sino iniciativas mucho más medidas, y no van a esperar tres años para ver los retornos en la inversiones, quieren resultados en un plazo de 12 meses a 18 meses. Este es el escenario del último año y medio, que es lo que llamaría un entorno normal.

P ¿Es esto bueno para su negocio cuyo fuerte en los últimos años ha sido la optimización de recursos?

R Al final nuestros productos pueden aportar beneficios pro activos o a la defensiva. Pero, por encima de todo, es que si el entorno es bueno, funciona bien, y si la gente empieza a gastar dinero también gastarán dinero con nosotros.

P ¿Cree que es desfavorable para una compañía independiente la consolidación del sector de software?

R En este sector las compañías pequeñas se han integrado verticalmente en otras pues encajaban, ya que tu inicias tu compañía, la desarrollas, vendes software, das servicios... En otros sectores es una cadena en la que cada uno aporta un valor. Los clientes han visto que había demasiados vendedores. Es muy natural, es un proceso saludable. Y creo que va a ver más fusiones, pero al mismo tiempo aparecerán empresas haciendo cosas muy innovadoras.

P ¿Va a mantener su política de compras?

R Esperamos hacer más compras en busca de tecnologías avanzadas, por encima del hecho de ganar tamaño. Históricamente no hacemos grandes operaciones.

P ¿Cree que hay que preocuparse al ver que las tareas de valor añadido, como el I+D, están en países donde son más económicas?

R Nunca nos han criticado por tener nuestros centros en Israel porque nacimos allí. Mercury en Israel es muy famoso, es como Microsoft en Estados Unidos. Tenemos acceso a los mejores talentos, muy estables y esto beneficia a nuestros clientes. El 80% de nuestros recursos de investigación están en Israel y los demás proceden de empresas que hemos comprado.

Negocio: El gobierno corporativo es una gran oportunidad

¿Qué áreas de negocio espera que sean más rentables en los próximos tiempos?

Todas las áreas son muy rentables, pero lo que está creciendo más rápido es IT Government (la adaptación de sistemas a las normas de gobierno corporativo) de la que esperamos grandes beneficios. El año pasado dobló sus ingresos.

¿Cómo van a afectar las nuevas reglas de buen gobierno a los sistemas informáticos?

Las nuevas exigencias de transparencia van a afectar a la informática. Esto va a ser un gran detonador para que las empresas estén muy estructuradas, automatizadas... Va a influenciar en cómo se organizan los sistemas y en cómo se van a gestionar. El IT Government es una gran oportunidad de negocio para nosotros, pues tenemos una gran oferta.

¿Será un fenómeno como el del año 2000 que obligó a cambiar casi todos los sistemas de gestión?

Esto va a tener más impacto pero de un modo más sostenido. El año 2000 fue un momento puntual, pero las regulaciones van a aumentar especialmente alrededor de los sistemas informáticos y las tecnologías.

¿Cómo están funcionando los centros de externalización?

Tenemos 100 clientes que han optado por nuestra oferta de servicios gestionados. Antes el outsourcing era una forma de pasarle un problema a otro, pero los problemas seguían ahí. Hoy se hace de manera inteligente, por partes que otros pueden hacer más barato o más rápido o con más calidad. Las tecnologías permiten hacer esto y la continua presión en los presupuestos fuerzan a tomar estas decisiones.

Competencia: 'Hemos recibido ofertas, pero preferimos ser independientes'

Mercury es una empresa independiente que compite en un mercado dominado por las grandes, como IBM y Oracle. Su especialización ha permitido rechazar más de una suculenta oferta para entrar a formar parte de esos grupos multinacionales.

'No comentamos este tipo de cuestiones', dice Landan, quien reconoce que su firma ha tenido diferentes novios. 'Hemos recibido ofertas a lo largo de los años, pero hemos querido ser independientes y preferimos estar del lado de los compradores que en el de los comprados, por lo que hemos hecho unas compras pequeñas en estos años', añade.

Pero a veces simplemente tener la intención no es suficiente para estar libre de una absorción en un mercado que está pasando por un gran proceso de concentración de actores. 'Fundamentalmente, creo que el negocio en el que nos movemos, que trata de gestionar normas de buen gobierno o asegurar el correcto funcionamiento de los sistemas críticos, debe estar en manos de una compañía independiente'. asegura Landan. 'No le voy a dar a IBM, que me está proveyendo de los equipos de trabajo, la responsabilidad de controlar los niveles de servicio o de gestionar la calidad. Hay una separación de obligaciones muy clara, que creo que es lo que nos ha permitido seguir defendiendo nuestro negocio de manera independiente y seguir creciendo', explica este israelí, que ha sido el artífice del gran crecimiento de Mercury, que hoy se encuentra entre las 15 primeras empresas de software del mundo.

Pero sus ambiciones van mucho más allá: 'Queremos convertirnos en una de las cinco empresas de software del mundo, en las áreas que controlamos: somos los líderes en controlar, administrar y asegurar que los sistemas críticos de información funcionan, son eficientes, y se está usando de la manera adecuada', asegura.