Cumbre de la UE

La UE amplía el plazo de ratificación de la Constitución europea hasta mediados de 2007

El presidente de turno de la Unión Europea (UE), el primer ministro luxemburgués Jean Claude Juncker, ha anunciado en la noche del jueves que la ratificación de la Constitución europea sigue adelante y se prolongará "hasta mediados de 2007", para revisar la situación. El debate de los líderes de la UE sobre el futuro de la Constitución ha finalizado sin ningún texto escrito, pero con una declaración verbal en la que los tres presidentes de las instituciones comunes han afirmado que la ratificación "continúa".

Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veinticinco han acordado en Bruselas abrir "un periodo de reflexión" en torno a la ratificación de la Constitución Europea, que cosechó un duro revés tras el no de los ciudadanos franceses y holandeses en referéndum. Juncker, ha afirmado, al término de la primera jornada de trabajo, que el proceso de ratificación de la Constitución europea "continuará" y que "no habrá mejor tratado". A mediados de 2007 será Austria el país que ocupe la presidencia de turno de la UE y "puede que con esa presidencia habrá una mejor oportunidad" de finalizar el proceso,dijo Juncker.

El plazo límite, fijado en noviembre de 2006, para que los trece países que aún no han ratificado el texto lo hicieran, será ampliado. "Ha habido un consenso en torno a que la fecha de noviembre de 2006 sea extendida", ha dicho en rueda de prensa el ministro de Exteriores irlandés, Dermot Ahern. "Ha habido un acuerdo general para que se abra un periodo de reflexión", ha añadido, sin que haya concretado si los países podrán continuar con sus respectivos procesos de ratificación.

La sesión del jueves, de dos horas de duración, ha versado monográficamente sobre la conveniencia o no de aplazar la ratificación. La presidencia de turno, que ostenta el primer ministro de Luxemburgo Jean Claude Juncker, ha propuesto desde el comienzo congelar el proceso de ratificación del tratado entre nueve y doce meses. Esa misma receta es la que ha planteado el presidente francés, Jacques Chirac, que esta tarde ha instado a sus colegas a abrir "una pausa de reflexión", al tiempo que ha planteado la idea de celebrar una cumbre extraordinaria para intentar dar respuesta al desapego ciudadano con la construcción comunitaria.

Futura ampliación

La ampliación al Este y la apertura de conversaciones con Turquía han influido de forma determinante en el rechazo expresado hace unas semanas por los ciudadanos de Francia y Holanda en los referendos convocados para ratificar la Constitución europea.

Tras este doble varapalo, Reino Unido congeló el proceso de ratificación y abogó por abrir un periodo de reflexión antes de reanudarlo; en opinión del primer ministro, Tony Blair, los líderes de la UE deben afrontar una serie de temas (economía, globalización, seguridad, inmigración, etcétera) que están entre las preocupaciones primordiales de los ciudadanos y sin embargo se han olvidado entre la jerarquía comunitaria, lo que ha provocado el divorcio escenificado en Francia y Holanda.

En este tema, las posturas no están tan encontradas. De hecho, Chirac se ha planteado hasta que punto tiene sentido ampliar la Unión Europea "sin haber logrado unas instituciones capaces de hacer funcionar eficazmente" a la Europa de los 25. Por su parte, el canciller alemán, Gerhard Schröder, ha defendido el texto por ser "justo"; sin embargo, en su país se aprobó mediante trámite parlamentario; una encuesta realizada por el instituto Infratest-Dimap y hecha pública el jueves indica que el 59% de los alemanes estaba a favor de la Ley Fundamental en mayo, y sólo el 42% un mes después.

Juncker renuncia a las entrevistas bilaterales

El presidente de turno de la UE, el luxemburgués Jean-Claude Juncker, ha decidido el jueves por la noche suprimir las entrevistas bilaterales que tenía previsto mantener el viernes con el resto de líderes de la Unión para intentar favorecer un acuerdo sobre el marco financiero del periodo 2007-2013.

Fuentes de la delegación española han explicado que Juncker ha comunicado ya a sus socios la decisión de renunciar a esta ronda de entrevistas por separado y ha anunciado su intención de someter la última propuesta de la presidencia luxemburguesa sobre este asunto a debate en el Consejo Europeo desde primera hora de la mañana.