Conflicto judicial

El juez desestima parte de la demanda de Novell contra Microsoft por WordPerfect

El juez Frederick Motz del Tribunal del Distrito estadounidense de Maryland ha rechazado cuatro de los cargos de la demanda presentada por Novell contra Microsoft y mantiene activos otros dos. El juez entiende que el gigante del software no tiene un monopolio en el mercado de procesadores de texto y hojas de cálculo, pero reconoce la posición de dominio en sistemas operativos y sus posibles efectos sobre otros productos.

La compañía informática Novell inició un pleito contra Microsoft el pasado mes de noviembre, justo después de llegar a un acuerdo de 536 millones de dólares (unos 442 millones de euros) con su mayor rival. Entonces ambas empresas arreglaron sus diferencias sobre asuntos antimonopolio respecto al principal negocio de software de red de Novell, pero ésta insistió en que iría a juicio por WordPerfect y otros programas relacionados, que fueron suyos entre 1994 y 1996.

Ahora el juez Motz ha rechazado cuatro de los cargos, pero mantiene dos acusaciones de Novell, que afirma que el principal fabricante de software del mundo utilizó el monopolio de su sistema operativo Windows para dañar las ventas de WordPerfect y Quattro Pro, unas aplicaciones que Novell poseyó brevemente hace una década.

La opinión del juez, que se emitió el viernes, indicó que permitirá a Novell basar su caso civil contra Microsoft en el histórico juicio del Gobierno estadounidense contra la compañía por monopolio, que se cerró en 2002 con un acuerdo.

Ninguna de las dos partes pudo ser contactada de manera inmediata para hacer comentarios. Microsoft asegura que la popularidad de WordPerfect en el mercado ya había empezado a caer antes de que fuese comprado por Novell y que el estatuto de limitaciones ya había expirado en las reclamaciones de Novell sobre WordPerfect.

Motz dijo, sin embargo, que Novell sigue buscando conseguir daños y perjuicios aunque ya no posee ni opera WordPerfect, un programa que ahora está en manos de Corel, otro tradicional rival de Microsoft. Novell reclama que WordPerfect y Quattro Pro tenían un valor conjunto de mil millones de dólares cuando eran de su propiedad, pero que acabó vendiéndolos a Corel en 1996 por 170 millones.