Comisión Europea

La CE investiga la falta de competencia en los sectores energético y financiero

Bancos, aseguradoras, compañías de gas y de electricidad se encuentran desde ayer en el punto de mira de la Comisión Europea. Bruselas ha abierto una investigación sectorial para determinar las causas de la falta de competencia que aprecia tanto en el mercado energético como en el sector financiero. La CE advierte de que las pesquisas pueden llevar a expedientes disciplinarios contra empresas concretas.

La comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, cumplió ayer por fin la promesa de iniciar una investigación sobre los sectores financiero y energético que hizo el pasado otoño durante su sesión de investidura en el Parlamento Europeo. Kroes enmarca ambas batidas en el objetivo global de 'aumentar la competitividad de la economía de la Unión Europea'.

La CE sospecha que en los dos mercados la integración a nivel europeo no es suficiente y que la liberalización no está jugando a favor de los clientes. 'Las investigaciones intentarán identificar las distorsiones o los obstáculos a la competencia que pueden arreglarse aplicando las normas comunitarias', explica la Comisión.

Bruselas recuerda que en el transcurso de las investigaciones o al final de las mismas (a finales de este año o a lo largo de 2006) podría abrir expedientes disciplinarios contra empresas concretas si encuentra evidencias de una flagrante falta de respeto a las normas de competencia.

La definición de tarifas en el mercado de la electricidad será el principal objetivo de la investigación

El reciente incremento de precios en los mercados energéticos ha sido uno de los factores que ha hecho saltar las alarmas de la Comisión. A Bruselas llegan, además, las quejas de sectores como el siderúrgico, que a pesar de su gran consumo energético no han podido beneficiarse de los supuestos beneficios de la liberalización.

Por esa razón, la Comisión investigará, de momento, el mercado mayorista de gas y electricidad, con la esperanza de alcanzar resultados útiles en 2006. En el mercado gasístico, las pesquisas se centrarán en el tramo de suministro, con especial atención a la necesidad de incrementar la transparencia en la negociación al por mayor y de mejorar la liquidez del mercado.

La definición de tarifas será el principal objetivo de la investigación en el mercado de la electricidad. La Comisión analizará, en concreto, cómo influye en los precios la estructura del mercado en cuanto a generación, suministro, interconexión o relación entre los operadores y sus filiales. Especial atención merecerá también la resistencia que ciertos países ofrecen a la entrada de nuevos competidores.

Los expertos de la Comisión encargados de la investigación se negaban ayer a identificar países o empresas que vayan a ser objeto de especial observación. Pero reconocían que 'los mercados más importantes para la integración de la UE serán nuestra prioridad'. Una premisa que convierte a Francia y a sus gigantes públicos æpermil;lectricité de France y Gaz de France en candidatos a una atención particular por parte de la Comisión.

Investigación bancaria

La investigación en el sector bancario comenzará por el sistema de pago con tarjetas de crédito o débito, un área en el que Bruselas ya actuó en el pasado contra las tarifas de la compañía Visa en los pagos transfronterizos.

'Pero de ahí se extenderá a otros tramos del sector', indica la Comisión. 'En estos momentos, no excluimos ningún producto o servicio de la banca al por menor'. Entre los puntos concretos a investigar, Bruselas apunta la apertura efectiva del mercado, la competencia entre los sistemas de pago y la posibilidad real para consumidores y empresas de elegir entidad bancaria.

La actividad aseguradora, en concreto la que da cobertura a las pequeñas y medianas empresas, tampoco se librará del escrutinio de Bruselas. La CE cree que 'la competencia en ese sector no está funcionando todo lo bien que podría'.

¿Quién debe responder al cuestionario?

¦bull;La dirección general de Competencia de la Comisión Europea enviará próximamente cientos de cuestionarios a los principales protagonistas de los mercados energéticos y financieros de los 25 socios de la UE.

¦bull;La investigación sobre la competencia en esos dos sectores afecta tanto a todas las empresas, europeas o no, que operen en la UE.

¦bull;El Reglamento actual de Competencia permite a la Comisión requerir formalmente información a las empresas, tomar declaración oral o escrita a las personas que se presten a hacerlo, o inspeccionar los locales de una compañía.

¦bull;En banca, el cuestionario puede llegar a todo tipo de entidades (públicas o privadas) así como a las empresas de gestión de pagos electrónicos o con tarjetas y a las patronales del sector.

¦bull;Los corredores de seguros son una de las dianas de la investigación en ese sector. Además, Bruselas se dirigirá a las aseguradoras y reaseguradoras, y pedirá la opinión a las organizaciones de consumidores. l La Comisión tiene previsto remitir más de 2.000 cuestionarios en total a las empresas del sector energético Los destinatarios incluyen productores, generadores, importadores y operadores de los sistemas de transmisión o de almacenaje.

Un instrumento poco efectivo hasta ahora

Mario Monti, predecesor de Neelie Kroes al frente de la dirección general de Competencia de la Comisión Europea, también inició su mandato en 1999 anunciando amplias investigaciones sectoriales. Entonces se centraron en el mercado recientemente liberalizado de las telecomunicaciones, como ahora apuntan al de la electricidad o el gas. Monti, sin embargo, obtuvo pocos resultados de aquellos ejercicios de atosigamiento a las compañías. Sus cinco años de investigación sobre las tarifas de itinerancia en telefonía móvil (lo que pagan los usuarios por utilizar su aparato en un país tercero) sólo desembocaron en un pliego de cargos contra las divisiones alemanas de Vodafone y T-Mobile. Las tarifas, según reconoce la propia Comisión, siguen sin ajustarse a costes en la mayoría de los casos y los clientes sufren una falta total de transparencia en su cálculo y aplicación.

Tampoco llegaron mucho más lejos las investigaciones horizontales sobre el llamado bucle local o el alquiler de líneas, con las que Bruselas intentaba poner de manifiesto que los antiguos monopolios telefónicos frenaban o impedían la entrada de nuevos operadores.

En enero de 2004, por último, la Comisión inició otra investigación, a la que ha dado mucha menos publicidad, sobre la distribución de contenidos deportivos a través de la tercera generación de telefonía móvil. De momento, tampoco hay resultados concretos. El portavoz de Kroes pidió ayer que 'no se juzgue a las investigaciones puestas ahora en marcha en base a las experiencias anteriores'. La misma fuente resaltó que la comisaria quiere dar a este tipo de análisis 'la máxima prioridad' durante su mandato.