Divisas

La subida del dólar se convierte en un filón para las Bolsas europeas

La subida del dólar este ejercicio, acentuada tras el rechazo de Francia a la Constitución europea, se ha convertido en un filón para las Bolsas europeas. Las empresas con un fuerte porcentaje de sus ingresos en dólares han encontrado un balón de oxígeno y su buen comportamiento ha sido decisivo para tirar de los principales índices.

El elevado perfil exportador que domina en Europa no ha pasado desapercibido en el mercado. Morgan Stanley calcula que cerca del 21% de los ingresos de las empresas de la región procede del área dólar, un porcentaje que asciende al 40% en el Euro Stoxx, según datos de BNP Paribas AM.

No es casualidad que las empresas con una fuerte exposición al dólar lideren las alzas de los mercados en las últimas semanas, coincidiendo con la fuerte apreciación del billete verde. En concreto, desde el no de Francia a la Constitución europea el dólar ha pasado de 1,26 unidades por euro a valer 1,2117, lo que le aleja del mínimo histórico de 1,36 que tocó a finales de 2004 y deja la subida anual en el 10,6%.

'Si el dólar sigue subiendo la publicación de resultados va a ser muy favorable, especialmente para las empresas que tenga ingresos en dólares y costes en euros', comenta Prem Thapar, de BNP Paribas AM. Un repaso a la evolución del Euro Stoxx 50 revela que los inversores han premiado a las empresas que cumplen este perfil. LVMH, que ingresa el 27% de sus ventas en dólares, lidera las alzas del índice desde el 27 de mayo con una subida del 6,8%. Siemens, cuyas ventas en dólares rondan el 18%, avanza el 6%, mientras que Philips, con una exposición al billete verde del 23%, sube el 6%.

'La subida del dólar da cierto balón de oxígeno a Europa de cara a potenciar su crecimiento', comenta Rosa María Pérez, de Nmas1. Así, el Euro Stoxx ha aprovechado para subir hasta el nivel más alto desde julio de 2002, mientras que el Ibex se ha situado a un 0,75% del máximo anual y gana el 5,3% en 2005.

'Ahora hay una correlación muy fuerte. Todo lo que cae el euro sube la Bolsa. Los mercados europeos lo van a hacer mejor en términos relativos si sigue cayendo el euro pero en la Bolsa hay tantos factores que es arriesgado aislar uno', comenta Nicolás López, de M&G Valores.

Los expertos reconocen que caída de la divisa europea frente al dólar ha sido decisiva en el buen comportamiento de los mercados aunque señalan otros. 'Los buenos resultados en mayo, los movimientos corporativos y la caída de la deuda a mínimos también han contribuido', comenta Jordi Padilla, de Atlas Capital.

La caída de la rentabilidad de la deuda encarece las valoraciones futuras y dota de más recorrido a las acciones, ya que los analistas utilizan un tipos de interés menores al realizar las estimaciones para el largo plazo. Por ello la evolución de la deuda será determinante junto con la del euro, según los expertos.

Los argumentos a favor del dólar abundan. La debilidad económica en Europa, el creciente diferencial de tipos de interés con EE UU y la crisis política derivada del rechazo franco holandés a la Constitución explican la debilidad del euro, según Smith Barney, un factor que puede continuar ayudando a las Bolsas.

Además, los temores que generaban los déficit gemelos de EE UU han pasado a un segundo plano y las principales casas de análisis comienzan a elevar las estimaciones que manejan para el dólar para final de año.

JPMorgan, uno de los bancos de inversión más bajistas este ejercicio, predice que el dólar subirá hasta 1,20 unidades por dólar frente a previsiones anteriores de 1,3.

Los grandes del Ibex apenas cotizan el efecto divisa

Las grandes empresas del Ibex, las más expuestas al efecto divisa, continúan rezagadas en términos bursátiles este ejercicio. Telefónica, BBVA, Santander, Repsol y Endesa ingresan un importante porcentaje de sus beneficios en Latinoamérica por lo que la apreciación del dólar, a menudo ligada a la evolución de las divisas latinoamericanas, redundará de manera positiva en los beneficios, algo que el mercado aún no refleja. 'Una cosa es el efecto en la cuenta de resultados y otra cómo lo recoge la Bolsa', comenta Nicolás López, de M&G Valores.

Las grandes empresas del Ibex tienen negocios fundamentalmente en México, Brasil y Argentina. Un repaso a la evolución del peso mexicano, el real brasileño y el peso argentino muestran que han experimentado una importante apreciación este año. En concreto del 13,3%, 16% y 13,4% si se mide su evolución respecto al euro.

El mercado, sin embargo, se muestra reticente a premiar a estas compañías, que figuran entre las de peor evolución dentro del Ibex en lo que va de año.

BBVA, cuyos ingresos en Latinoamérica representan el 35% de los beneficios del grupo (ver cuadro), es de los peores del índice con una caída del 2,07%. Telefónica, que ingresa alrededor el 34,8% del total en Latinoamérica, pierde el 1,88% en lo que va de año.

Santander (+3,29%), Endesa (+4,51%) y Repsol (+4,96%), también muy dependientes de la región, sí acumulan subidas este año pero su comportamiento dista mucho de las ganancias de dos dígitos que acumulan casi la mitad de las compañías del Ibex.

El efecto divisa puede suponer el golpe de efecto que necesitan los grandes valores para subir.