Transportes

El tren alemán renace con viajes baratos

Tras la espectacular venta de más de un millón de billetes de tren a bajos precios en 2.600 supermercados de la cadena Lidl, los ferrocarriles alemanes han anunciado nuevas campañas de venta de billetes baratos a partir del 12 de junio. Deutsche Bahn (DB), constituida como sociedad anónima en 1994, obtuvo 253 millones de euros de beneficios después de impuestos el pasado año y se propone salir a Bolsa en 2006. Pero los ferrocarriles alemanes siguen perdiendo dinero en largo recorridos y sólo uno de cada dos viajeros que se propone hacer un viaje de larga distancia por Alemania piensa en el tren.

La venta en los supermercados Lidl de talonarios de dos billetes en blanco por 49,90 euros fue un golpe publicitario de gran éxito, pero tanto la asociación alemana de agencias de viaje DRV como el servicio de Competencia de Baden-Württemberg están analizando si se puede acusar a Lidl de competencial desleal y a Deutsche Bahn (DB) de discriminación improcedente respecto a las 3.256 agencias de viaje con licencia DB en Alemania.

'Viajar barato no quiere decir volar con una compañía aérea de bajo coste sino ir en tren', ha declarado Thomas Drexler, jefe de ventas de Deutsche Bahn respecto a la nueva estrategia de marketing de la compañía de ferrocarriles alemana. La ocupación de los trenes en trayectos de largo recorrido (más de cien kilómetros) es baja y DB pierde dinero en largas distancias con el ICE (tren de alta velocidad) y el Intercity.

La campaña publicitaria y comercial de Lidl en mayo ha demostrado que la gente está dispuesta a viajar más en tren y que la estrategia de atraer a nuevos clientes está dando buenos resultados. Drexler calcula que más del 40% de los consumidores que adquirieron los billetes Lidl nunca viajan con Deutsche Bahn. La resonancia de la campaña fue enorme: en pocas horas se vendieron en toda Alemania más billetes que lo habitual en cinco días. El viajero debía poner su nombre, fecha (oferta válida hasta el 3 de octubre) y ciudades de origen y destino. No se podían comprar más de cinco talonarios y estaba prohibida la reventa.

La prevista salida a Bolsa de la compañía en 2006 está siendo criticada por los partidos de la oposición, que consideran que es una empresa poco rentable y por tanto escasamente atractiva para el mercado de capitales, al tiempo que la liberalización no ha funcionado.

Trayectos en segunda a bajo coste

Aunque la campaña de Lidl fue única e irrepetible (según asegura Deutsche Bahn), la compañía de ferrocarriles alemana tiene previsto lanzar ofertas estratégicas similares, pero en las que intervendrán también las agencias de viaje. Por ahora se han anunciado dos nuevas campañas de venta de billetes a bajo precio a partir del 12 de junio.

La oferta de verano, válida del 15 de junio al 15 de agosto, permitirá realizar, por 29 euros, un viaje en segunda clase por Alemania. Los billetes Europa-Spezial (hasta el próximo 10 de diciembre) cuestan 19, 29, o 39 euros, según destino, y posibilitan viajar desde algunas estaciones a algunas ciudades europeas como Ámsterdam, Copenhague, Milán o Bruselas.