CincoSentidos

Los médicos de familia se movilizan contra el tabaquismo

Hace más de una década que el fumador español encendió su primer pitillo. Hoy tiene 40 años y consume diariamente un paquete de tabaco. En alguna ocasión, intentó dejar de fumar y estuvo 24 horas sin probar un cigarro, pero la adicción pudo más que el miedo a enfermar y hoy apenas confía en poder abandonarla.

El Ministerio de Sanidad dio ayer el pistoletazo de salida a la VI Semana sin Humo -organizada por la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria- con la presentación de una encuesta que disecciona los hábitos de los fumadores españoles y ofrece consejos prácticos para quienes estén dispuestos a enfrentarse a la ardua tarea de abandonar la cajetilla, pues sólo el 5% de los fumadores abandonan el consumo sin ayuda.

En España, cada año 400.000 jóvenes se convierten en fumadores habituales y se incorporan a un club con más de 10 millones de socios. El tabaquismo es el principal problema de salud pública y el causante de 60.000 muertes al año.

La mitad de los fumadores no ha pensado nunca dejar de fumar y entre quienes alguna vez lo intentaron, el 31% ha recaído tres o más veces. No importa, los médicos de familia consideran este problema 'una fase más del proceso', en palabras de su presidente Luis Aguilera.

Los facultativos proponen un calentamiento previo: hacer una lista de motivos para abandonar el consumo, identificar los errores que llevaron a reincidir, iniciarse en el ejercicio de algún deporte, deshacerse de los utensilios relacionados con el tabaco y, muy importante, pedir consejo al médico de cabecera.

Llegado el día 'D', recomiendan aferrarse al deporte, la fruta y la verduras; aumentar las horas de sueño, beber mucha agua, masticar chicle sin azúcar y evitar las falsas seguridades, el conocido 'por uno no pasa nada'.

La abultada factura de la terapia farmacológica

La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria solicitó ayer a los servicios regionales de salud que financien las terapias antitabaco para aumentar el éxito de las campañas puestas en marcha y de las medidas legales en trámite diseñadas para reducir el consumo.

El secretario general de Sanidad, Fernando Lamata, tras señalar que esta decisión compete al Consejo Interterritorial de Salud, explicó que el coste de los tratamientos farmacológicos utilizados en casos de dependencias moderadas o altas equivale al gasto mensual que realiza cualquier fumador habitual, alrededor de 100 euros.