Fiscalidad

Asturias exige capacidad normativa plena sobre una cesta de impuestos

Bajo el paraguas de la Fundación Alternativas, el presidente asturiano, Vicente Álvarez Areces, expuso ayer en Madrid una reforma de la financiación autonómica que, según los patrocinadores del informe, se acercará bastante al modelo final.

El espacio fiscal propio que ayer defendió Álvarez Areces se traduce en que cada comunidad disponga de una cesta de tributos sobre los que disponga de competencias normativas plenas, con el fin de que pueda elaborar sus propias políticas fiscales adecuadas a su territorio, al margen de la actuación estatal.

El presidente asturiano viajó a Madrid a la presentación del informe que la Fundación Alternativas ha encargado al profesor José Víctor Sevilla, en el que se aboga por esta misma receta. Ex secretario de Estado de Hacienda y experto en financiación autonómico, Sevilla se decanta por dotar a las comunidades de una capacidad normativa máxima, que les permita desarrollar sus propias políticas fiscales al margen de la actuación estatal. De esta forma, el nuevo modelo de financiación debería prescindir de nuevas cesiones tributarias que no vayan acompañadas de esta capacidad normativa.

Participación territorial

Los expertos abogan por elevar la cesión del IRPF y reducir la transferencia estatal

El autor del informe apuesta por aumentar el porcentaje del 33% del IRPF cedido a las comunidades, recurriendo a una fórmula similar a la empleada para los impuestos especiales- gasolina, alcohol y tabaco- cedidos en un 40%. Lo ideal para ampliar esta autonomía financiera sería transferir el IVA en su fase minorista con capacidad normativa en lo referente a la fijación del tipo, posibilidad que Sevilla no ve de momento factible por las resistencias comunitarias.

En todo caso, advierte el autor del informe, cualquier avance en la descentralización financiera tendría que hacerse a costa de las participaciones territorializadas. 'Se deberían ceder instrumentos financieros hasta el punto que permitiesen a las comunidades con mayor capacidad fiscal obtener los ingresos suficientes para financiar el nivel de servicios que la Hacienda central se propone garantizar con carácter general. En tal caso', mantuvo ayer Sevilla, 'estas comunidades no habrían de recibir transferencias de nivelación y su grado de autonomía sería máximo'.

Tan solo las comunidades cuyos ingresos por los tributos cedidos no pudieran cubrir el coste de los servicios básicos que prestan, accederían a las actuales transferencias estatales.

Acabar con el privilegio del Concierto económico

El informe patrocinado por la Fundación Alternativas sobre financiación autonómica recuerda la aspiración del Gobierno catalán a aproximar su modelo al del Concierto económico. 'La solución más sensata', escribe José Víctor Sevilla, 'por más que no sea la más fácil, consiste en eliminar la situación de privilegio que comporta en éste momento el régimen de Concierto por la forma concreta en que se instrumenta'.

A juicio de este experto, 'en lugar de que sea Cataluña la que tenga que aproximarse en los resultados financieros a los obtenidos por las comunidades forales, tendrían que ser estas comunidades las que hayan de aproximarse, todo lo gradualmente que se quiera, a los resultados financieros de Cataluña y con ello de las restantes comunidades'.

Areces aprovechó la presentación de este trabajo para expresar sus diferencias con el modelo de financiación defendido desde el tripartito catalán.

'Las balanzas fiscales', señaló Álvarez Areces, 'pueden ser elementos de transparencia, pero no de medición de solidaridad, porque sería un grave error político'.

En segundo lugar, el presidente asturiano rechazó la posibilidad de 'quitar a Hacienda la capacidad redistributiva, pues es un planteamiento desafortunado que perjudicaría a las comunidades con insuficiencia financiera'. Por último, Álvarez Areces considera que no debe mezclarse el debate sobre financiación con el de la inversión territorial del Estado 'porque eso nos puede llevar a renunciar a hacer política regional y a perjudicar la cohesión territorial'.

Areces abogó también por un pacto de Estado para introducir eficacia en el gasto sanitario.