Industria automotriz

Mitsubishi Motors registra un nuevo récord de pérdidas, 3.500 millones, al cerrar el año fiscal

Mitsubishi Motors ha anunciado hoy que sus pérdidas neta consolidadas se elevaron a 4.355 millones de dólares, unos 3.470 millones de euros, al cerrar su año fiscal, por las dificultades para remontar la crisis de ventas en Japón y América del Norte. Las pérdidas de este ejercicio fiscal, que terminó en marzo, es el doble de la del año anterior, que fue de 1.976 millones de dólares, unos 1.575 millones de euros.

El fabricante japonés de automóviles registró también una caída de sus ventas del 15,8% respecto al año fiscal 2003, y sus ingresos ascendieron a 19.473 millones de dólares, 15.520 millones de euros.

La empresa reconoce en un comunicado que el continuo descenso en los resultados se debe principalmente a los continuos errores en la producción de automóviles y al encubrimiento de las quejas de los clientes, desde 1969 y hasta que salieron a la luz hace cinco años.

Plan de reestructuración

La compañía japonesa, lejos de tirar la toalla, espera reducir fuertemente sus pérdidas en el año que ha comenzado, hasta los 587 millones de dólares, unos 467 millones de euros, y aumentar sus ventas hasta los 20.367 millones de dólares, 16.236 de euros.

Estas previsiones se basan en el plan de reflote anunciado en enero, por el que se pretende invertir cerca de 2.571 millones de dólares, unos 2.050 millones de euros, y una serie gradual de despidos laborales hasta 2006, que afectará al 30% de los empleos de las industrias auxiliares.

El escándalo por la ocultación de los defectos de fabricación provocó una grave crisis de Mitsubishi Motors con su socio DaimlerChrysler, que redujo al 20% su participación en la japonesa, desde el 37%, al conocer los hechos. La firma alemana se negó a realizar más inversiones en Mitsubishi, y esta circunstancia agravó aún más la situación de esta firma