Laboral

El nuevo convenio provoca un choque entre Volkswagen Navarra y la plantilla

La producción cae en 2.500 unidades

La dirección de Volkswagen Navarra se ha encontrado con una beligerancia inesperada por parte de la plantilla de su planta en Landaben. La renovación del convenio laboral ha provocado diversos paros en la producción en el último mes, que han mermado la producción en 2.500 vehículos.

Hasta la fecha, se han celebrado cuatro reuniones entre la dirección y el comité de empresa. En estos encuentros, los representantes de los trabajadores han presentado su plataforma, que se basa en un incremento salarial de IPC más 1,5 puntos, además de la exigencia de que se cubran las necesidades de producción con la plantilla actual, sin horas extra y reduciendo la fabricación diaria si fuera necesario. Además, se solicita un sistema de prejubilaciones a partir de los 58 años de edad.

La dirección de Volkswagen navarra considera inasumibles estas peticiones. Un portavoz de la compañía aseguró que este alza del IPC más 1,5 puntos supondría incrementar en un 27% la masa salarial en la compañía que dirige Reinhard Jung, un alza inaceptable en un momento en el que el principal fabricante de Europa está aplicando un severo programa de reducción de costes llamado ForMotion.

La dirección, de esta manera, recibió con calificativos como 'inasumible' y 'desorbitada' la propuesta de la plantilla. El presidente de Volkswagen Navarra, Reinhard Jung, de hecho, visitó la factoría y mantuvo un encuentro de media hora con el comité, al que instó a firmar un convenio 'razonable'.

Esta petición parece haber logrado la reacción contraria entre los trabajadores. El comité ha recrudecido su postura, y ha convocado hasta cuatro paros desde el 22 de abril, que han logrado mermar la producción en 2.500 unidades, justo en las semanas previas al lanzamiento de la nueva generación del Polo, su segundo coche más vendido por detrás del Golf.

Manifestaciones

Las protestas de los empleados de la planta navarra no se han limitado a los paros. Más de 6.000 trabajadores de Volkswagen Navarra y de sus empresas auxiliares, según Europa Press, se manifestaron el pasado viernes 13 por las calles del centro de Pamplona para exigir a la dirección de la compañía que 'despeje las incertidumbres de futuro' y exigieron conocer el volumen de producción que baraja la multinacional alemana para los próximos años.

Fuentes de la empresa aseguraron que estas movilizaciones 'no dan una imagen positiva' a la matriz de cara a nuevas asignaciones de modelos para la planta.

Las renovaciones de los convenios en España están causando verdaderos quebraderos de cabeza. Además de Volkswagen, el comité de empresa de Renault Comercial ha anunciado paros para hoy lunes y para los días 27, 30 y 31 de mayo. Dirección y plantilla llevan negociando su convenio desde hace cinco meses, pero no se ponen de acuerdo en tema de las retribuciones. Los trabajadores de Santana también han realizado paros técnicos en las últimas semanas. Ford renovó recientemente el suyo.

La compañía prevé vender 25.000 Polo al año

Volkswagen prevé matricular 25.000 unidades del nuevo Polo en su primer año completo de comercialización. Su producción se inició en Landaben a mediados de marzo y la planta prevé fabricar 187.000 unidades este año.

El director de Volkswagen Turismos, José María Peñalver, recordó, durante la presentación del modelo, que el objetivo de la empresa para este ejercicio es vender en España alrededor de 100.000 coches de toda su gama, de los cuales un 25% corresponderán al nuevo Polo.

Cuestionado sobre si el nuevo Fox podría restar ventas al Polo, Peñalver señaló que 'va a tener poca influencia' porque el Fox 'tiene una vocación urbana y juvenil, mientras que el Polo además la supera y abarca a gente joven y de corte mayor'.