'Telecos'

Móviles y Vodafone intensifican la guerra para fidelizar clientes

La táctica es más defensiva que ofensiva, pero aun así supondrá una rebaja de la factura para los clientes. Telefónica Móviles y Vodafone han dado un paso más en su estrategia para fidelizar usuarios y evitar que fichen por la competencia.

Telefónica Móviles dio los datos la semana pasada. En España hay ya 40 millones de teléfonos móviles, así que oficialmente se ha traspasado el umbral del 90% de penetración. Nueve de cada diez habitantes tienen un terminal en el bolsillo. Con estas cifras, poco se puede hacer para captar nuevos usuarios, pero mucho para evitar que los que se tienen se vayan a la competencia. Y eso es lo que está provocando la última oleada de ofertas por parte de las operadoras de móvil.

Los últimos movimientos los han protagonizado el mismo día Telefónica Móviles y Vodafone. La primera ha lanzado toda una andanada, con cinco propuestas que se suman a otras dos presentadas hace muy escasas fechas.

La iniciativa de Telefónica Móviles toca todos los campos -conexiones internacionales, para jóvenes, en familia...-, pero sobre todo pretende dar tarifas atractivas a grupos de usuarios que las tienen porque pertenecen todos a la compañía. De esta manera, la fidelidad no depende de un solo cliente, sino de todos los que se benefician de los precios. æpermil;ste es el caso de Mis Cinco, que reduce a la mitad los precios que daba Telefónica hasta ahora a cinco números de Movistar elegidos. También de Mi Familia, la misma estructura, pero para líneas de un mismo titular, que paga, por ejemplo, la cuenta de sus hijos. A estos dos lanzamientos se ha unido la rebaja de precios para los grupos formados por menores de 26 años y una propuesta internacional, de cara a las vacaciones, para llamar a un precio fijo a uno o varios números en el extranjero.

Vodafone, por su parte, ha utilizado sus poderes a escala mundial y ha lanzado una tarifa única válida en 17 países, la mayoría de Europa. Los nuevos precios suponen una rebaja importante con respecto a los establecidos, pero sobre todo implican sencillez.

A partir de ahora, un cliente de Vodafone que viaje por estos países pagará en las llamadas la misma tarifa que abona en España más una cuota por conexión de 0,99 0 1,99 euros, dependiendo de la nación en la que esté. En las llamadas que reciba, ya no tendrá que pagar el tramo internacional, sino sólo la cuota de conexión.

Recortes de precios al margen del Gobierno

A pesar de las iniciativas que se han lanzado en las últimas semanas, fuentes de las operadoras insisten en que las propuestas no tienen nada que ver con el requerimiento del Gobierno de bajar precios. 'Se hacen estas ofertas porque el mercado es muy competitivo y hay que moverse para conservar a los clientes', explican.

Estas fuentes añaden que el problema es que estos movimientos no suponen una rebaja de tarifas oficiales, pero que sí reducen la factura que va a pagar cada cliente a final de mes, así que deberían ser tomadas en cuenta por el Ejecutivo cuando dice que hay margen para bajadas de precios.

Una de las características del mercado español es que hay mucha diferencia de tarifas para las llamadas que se hacen a clientes de un mismo operador o a otro de la competencia.