Unión Europea

España deberá aportar más a Bruselas por el PIB aflorado

La afloración de unos 40.000 millones de euros de PIB oculto por parte de Estadística obligará a un incremento en la aportación de España a las arcas comunitarias a partir de 2007. Los fondos aportados por PIB han pasado del 40% en 2000 al 75% este año.

La afloración de 40.000 millones de euros en el producto interior bruto puede tener importantes consecuencias a largo plazo para la contribución española al presupuesto comunitario. Desde 1988, la financiación de la Unión Europea depende de manera creciente de la aportación de cada país en función de su renta nacional bruta, parámetro correlativo al PIB.

El 76% de la contribución española procede ya de ese capítulo y, con los datos de PIB conocidos hasta ahora, alcanzará este año los 7.000 millones de euros. El 24% restante, hasta 9.200 millones, procede de la recaudación de aranceles agrícolas y del impuesto sobre el valor añadido.

La revisión de los niveles de renta nacional o PIB se ha producido en varios países este año; hasta ahora lo ha hecho público Alemania, donde las autoridades estadísticas únicamente han aflorado 1,5 puntos más de PIB a lo loargo de los diez últimos años, una cantidad muy inferior a la que España aflorará esta misma semana.

En los últimos seis años la aportación por producto interior bruto ha pasado del 40% del total al 75%

La variable del PIB complementa los ingresos de la UE por aranceles e IVA, que han pasado de suponer el 57% del presupuesto comunitario en 2000 a sólo el 25% este año. Los 25 Estados miembros están obligados a suplir la caída de esas dos fuentes con una aportación que este año corresponde al 0,7641% de su renta nacional bruta. Una revisión del PIB como la que prepara el INE podría elevar hasta 400 millones de euros la aportación de Madrid por ese concepto, en un momento en que la negociación de los presupuestos europeos para 2007-2013 plantea una drástica reducción de los fondos estructurales que recibe España. El Gobierno calcula que la propuesta actual de la Comisión Europea, sin revisión del PIB, reduce en un 90% el saldo presupuestario de España con la UE.

El PIB también influye en el cálculo de la aportación española para el llamado 'cheque' británico, o compensación anual que Londres recibe de Bruselas para reducir su contribución al presupuesto comunitario. España es el tercer contribuyente para ese privilegio británico, sólo por detrás de Francia e Italia. ¿Motivo? Alemania, Holanda, Suecia y Austria, cuya renta es muy superior a la de España, arrancaron en las últimas negociaciones prespuestarias (2000-2006) una rebaja del 75% en cuota para un cheque que en 2005 superará los 5.000 millones de euros. Berlín, por ejemplo, sólo aportará este año 327 millones de euros, la mitad que Madrid.

El presupuesto comunitario asciende en estos momentos a unos 109.000 millones de euros anuales. La aportación de cada uno de los socios no puede superar el 1,24% de su renta o el 1,27% del Producto Interior Bruto.

Los cambios en la Contabilidad Nacional suponen también modificaciones sustanciales en el reparto regional del PIB, ya que la riqueza que aflorará se concentra en determinadas comunidades autónomas. Las regiones que absorben el incremento de la actividad son las del arco mediterráneo y la Comunidad de Madrid, ya que es en ellas donde se produce el salto de población y ocupación.

De los 964.700 empleos aflorados por la actualización de la EPA al nuevo censo demográfico, la comunidad de Madrid absorbe 283.600, y Cataluña absorbe 229.700 nuevos empleos. La comunidad Valenciana incrementa su ocupación en 124.800 y en 94.200 Andalucía.

Hay descenso de ocupación en Extremadura y Galicia, comunidades donde en buena lógica habrá descenso del PIB agregado, y estancamiento en Castilla y León, Cantabria y Asturias.