Trágico suceso

Cuatro trabajadores fallecen asfixiados en el astillero de Navantia en Ferrol

Tres hombres y una mujer que trabajaban en el astillero de Ferrol (La Coruña), perteneciente a la empresa pública Navantia, fallecieron ayer por la falta de oxígeno en el interior del tanque de una fragata, la F-311 Roald Amundsen, que la compañía está construyendo para la Armada noruega.

Debido a que las causas del suceso no están claras, la empresa ha decidido abrir una investigación. El sindicato mayoritario en el astillero, CC OO, exigió estar presente en las investigaciones, ya que, según afirmó un representante del comité de empresa, el accidente pudo deberse a un escape de gas. En todo caso, los representantes de los trabajadores anunciaron una investigación paralela para determinar si el tanque cumplía la normativa de seguridad y 'para exigir responsabilidades'.

Un portavoz de la empresa negó, sin embargo, que el accidente se originara por un escape de gas en el interior del tanque, que contaba con una superficie de cuatro metros, asegurando que la causa fue 'la falta de oxígeno'. También se baraja la posibilidad de que el siniestro estuviera provocado por la emisión de gases contaminantes debido a la pintura reciente del tanque.

El accidente comenzó cuando una de las víctimas, una mujer subcontratada a través de la empresa de limpieza Maifer, se encontraba limpiando un tanque de la fragata, según la consejera de Empleo y Asuntos Laborales de la Xunta de Galicia, Belén Prado.

La empleada se desplomó en el interior del tanque, y otra mujer que le ayudaba en las tareas de limpieza desde fuera del barco avisó a otros dos compañeros para que acudieran a socorrerla. Al introducirse en el interior del tanque, estos dos trabajadores también fallecieron, y un cuarto, perteneciente a una subcontrata del metal, Tecnimo, murió instantáneamente cuando intentó socorrer a los tres.

El Ayuntamiento de Ferrol ha convocado dos días de luto oficial por lo sucedido y los sindicatos han paralizado la actividad en todos los centros de Navantia en señal de duelo. El de ayer supone el accidente más grave del sector naval en lo que va de año.