Patronal

CEOE advierte que el debate territorial puede dañar la prosperidad económica

La patronal CEOE mostró ayer más preocupación de la habitual por los efectos del debate de reformas estatutarias y constitucionales. Los empresarios temen que esto genere inestabilidad institucional y dañe la prosperidad económica.

La principal organización patronal presidida por José María Cuevas entró ayer firmemente en el debate de las reformas territoriales, el mismo día en el que las reivindicaciones regionales se convirtieron en el eje del Debate del Estado de la Nación.

En un explícito y duro comunicado, aprobado por los órganos de dirección de la CEOE, la cúpula patronal asegura que 'la unidad de mercado en España ha sido la plataforma que ha permitido a muchas empresas alcanzar un tamaño suficiente para salir al exterior'.

Partiendo de esta sentencia, el mundo empresarial 'contempla con preocupación un debate territorial que puede desembocar en tensiones interregionales y en manifestaciones crecientes de insolidaridad entre autonomías'. Y advierten que esta situación puede llegar a provocar 'discriminación que puedan sufrir empresas y trabajadores, o productos y servicios, por su localización geográfica'.

La clase empresarial valora la paz social tanto como la institucional y cree que futuras reformas estatutarias que centran ahora el debate político, pueden hacer peligrar la prosperidad económica. De hecho el texto aprobado ayer señala que 'a menudo se desconoce la relación entre marco jurídico, estabilidad institucional y prosperidad económica, pero los que nos dedicamos a la actividad empresarial conocemos de sobra'. El propio ministro de Economía, Pedro Solbes, reclamó el pasado lunes que se 'rebajara la tensión política' para no dañar a la economía.

CEOE reacciona así a las últimas reivindicaciones fiscales desde Cataluña. La patronal 'considera inconveniente fabricar balanzas fiscales, comerciales, históricas, etc., que a su manifiesta inexactitud unen un confesado o tácito propósito de desunión política, ruptura del mercado e insolidaridad social'.

Ante estos temores, la organización patronal ha fijado cinco criterios para que sirvan de guía a sus organizaciones miembros, en la defensa de la unidad de mercado, en todos los sectores económicos y regiones de España. CEOE considera así que tras la culminación de las transferencias es 'esencial mantener la estabilidad constitucional por un periodo dilatado de tiempo. En su opinión, cualquier modificación debe suponer un 'mayor fortalecimiento de la unidad de la nación, una mayor crecimiento de nuestra riqueza y una creciente solidaridad entre comunidades'.

Asimismo, cree que cualquier reforma debe contar con 'el mismo consenso de los grupos políticos y sociales que se obtuvo en la Constitución de 1978'. Es también esencial que 'el Gobierno central y los autonómicos garanticen la unidad de mercado y la cohesión social'; y recomienda 'grandes dosis de prudencia y realismo en la distribución de funciones y competencias entre los gobiernos' y el compromiso de alcanzar acuerdos de coordinación entre administraciones.