Lealtad, 1

La corrección, dentro de la Bolsa

La última corrección de los mercados, que se puede dar ya por superada, provocó una caída moderada de los índices de renta variable. Mayor fue su efecto dentro del propio mercado, esto es, en la preferencia por valores de perfil defensivo frente a los más agresivos. La tecnología, las materias primas y otros sectores de perfil cíclico han salido escaldados de la repentina aversión al riesgo de los inversores.

Estos movimientos eran fruto de la percepción generalizada de que el crecimiento económico en los próximos trimestres se iba a quedar corto respecto a las expectativas. De ahí el perfil anticíclico de los valores que más subieron en esas fechas, tales como farmacéuticas.

La rotación sectorial de activos permitió moderar las pérdidas. El dinero, en vez de salir de la Bolsa -no tenía dónde ser invertido- se fue de un sector a otro. Por esta misma razón, ahora que la corrección parece cosa pasada, las subidas son limitadas mientras no lleguen elementos alcistas adicionales.

Pero queda sin responder la pregunta del millón. La que tiene en ascuas a inversores y analistas. ¿Está el mercado ante una sensible desaceleración de las economías mundiales o sólo ha sufrido el lógico traspiés tras una larga y fructífera carrera alcista? Si realmente lo ocurrido es un simple alto en el camino los inversores pueden volver a girar sus carteras hacia un perfil más agresivo, en el que dominen acciones de sectores cíclicos. De lo contrario urge una redefinición completa de los patrimonios.

Credit Suisse ironiza citando a Paul Samuelson, quien señaló en su día que la Bolsa ha sido capaz de adelantar 13 de las últimas cinco recesiones. La misma entidad, ya en serio, apoya la tesis de una desaceleración en el crecimiento con una batería de indicadores adelantados -inventarios, importaciones de mineral de hierro, fletes-. Pero concluye que un crecimiento modesto, algo por debajo de la tendencia, conviene más a los mercados que una reaceleración inflacionista que desate fuertes alzas de tipos e invite a posibles burbujas de activos.