Medios de comunicación

Telecinco destierra el 'zapping' en la Fórmula 1

La Fórmula 1 no cambiará de canal. Y la estrella deportiva del momento, Fernando Alonso, tampoco. Telecinco anunció ayer que se ha asegurado la retransmisión de los grandes premios que se celebren durante las temporadas 2006, 2007 y 2008, después de haber renovado el contrato que suscribió en su día con la empresa propietaria de la competición y que gobierna el septuagenario millonario Bernie Ecclestone. La cadena de televisión no hizo público en su nota el importe que pagó por la renovación del contrato. Un portavoz rehusó ayer aportar datos al respecto.

La decisión de la cadena no deberá sorprender a nadie. La proyección de la figura del piloto asturiano Fernando Alonso, líder actual del Mundial con 18 puntos de ventaja sobre su inmediato perseguidor, ha convertido cada programa sobre Fórmula 1 y cada retransmisión en un éxito de audiencias.

Hace dos años, durante el Campeonato del Mundo de 2003 -por aquel entonces retransmitido por TVE- las audiencias medias estaban en el 19,7% de cuota de pantalla, con algo más de 1,6 millones de espectadores. Un año después, en la temporada 2004, que ya fue retransmitida por Telecinco, las vicisitudes de Alonso fueron seguidas por una media de 2,7 millones de espectadores, lo que dio a la cadena una cuota de pantalla del 32,9%. En lo que llevamos de 2005, la media de telespectadores ya está en 3,8 millones, con una cuota que alcanza el 48,8%.

Las carreras de esta temporada han logrado una audiencia media del 48,8%

MEDIASET 2,58 -3,08%

De hecho, la retransmisión del Gran Premio Marlboro de España, celebrada en el circuito barcelonés de Montmeló, fue la carrera más vista de la historia de la Fórmula 1 en España, al alcanzar 6,05 millones de espectadores de media y una cuota de pantalla del 49,7%. La competición fue el programa más visto del día. El minuto más seguido transcurrió a las 15,30 horas, cuando el duelo entre Alonso, Kimi Raikkonen y Jarno Trulli consiguió reunir ante los televisores a 7,5 millones de espectadores, es decir, el 55,5% de todas las personas que a esa hora estaban viendo la televisión.

Alonso, como Indurain o Sainz

æpermil;sta no es la primera vez que la cadena se ocupa de la retransmisión de las carreras de Fórmula 1. Los grandes premios de las temporadas comprendidas entre 1994 y 1996 ya pasaron por la cadena. El resultado cosechado por aquel entonces, sin embargo, fue distinto.

En 1994 moría el piloto brasileño Ayrton Senna sobre la pista de Imola, y Michael Schumacher, en aquel momento en Benetton-Ford, apenas comenzaba su reinado. Las audiencias, pese a todo, no se terminaron de enganchar a este deporte y las parrillas siguieron dominadas por el omnipresente fútbol y el ciclismo. En este último caso, gracias a la hegemonía de Miguel Indurain, que logró convertir las dos ruedas en deporte nacional entre 1991 y 1996. Algo parecido sucede hoy en día con Alonso, con quien la cadena además ha suscrito un contrato para comentar en exclusiva cada circuito antes de la carrera.

Telecinco no es la única empresa que se ha percatado del filón Alonso. Las compañías que se han subido al potente carro del asturiano han logrado incrementar, por lo general, sus ventas. Es el caso de LeasePlan, una multinacional del renting (alquiler a largo plazo de vehículos); el de la firma de relojes suizos Sandoz, que amplió su contrato hasta 2007; el de Telefónica; el de PSG, que realiza promociones inmobiliarias en Madrid, o el de Hero, de la que promociona las barritas energéticas. La última en incorporarse ha sido la aseguradora Mutua Madrileña. Y eso, sin contar con los patrocinadores del equipo Renault: Elf, Michelin, Guru, Mild Seven, I-mode, Alpinestar o Hanjin.

Valencia quiere su propio GP

El Circuit de la Comunidad Valenciana, situado en Cheste, es escenario de numerosos entrenamientos libres a lo largo de la temporada de Fórmula 1, pero, como es sabido, no acoge ninguna prueba del mundial. La Generalitat Valenciana, propietaria del trazado, ha mostrado últimamente su interés porque estas instalaciones lleguen a albergar un gran premio. El Gobierno autónomo ha dejado caer la posibilidad de que Cheste pueda acoger un hipotético Gran Premio de Andorra, algo similar a lo que ocurre con San Marino e Imola.

El pequeño país pirenaico estaría interesado en promocionarse como destino turístico dando su nombre a una de las pruebas del mundial, algo que el patrón de la fórmula 1, Bernie Eccleston, también vería con buenos ojos dentro del proceso de buscar nuevos circuitos y más ingresos. Por ahora, este Gran Premio de Andorra que se celebraría en Valencia no deja de ser un proyecto, pero la Generalitat Valenciana trabaja en ello para lograrlo en un plazo de cinco años.