Juicio

La juez envía al banquillo por el 'caso Gescartera' a 14 de los implicados

La juez Teresa Palacios decretó ayer la apertura de juicio oral por el caso Gescartera, en el que desaparecieron los ahorros de unos 2.000 afectados. 14 personas, la mayor parte empleados y colaboradores de la firma, están imputadas por estafa. Caja Madrid Bolsa y La Caixa son responsables civiles subsidiarios.

A punto de cumplirse cuatro años de la intervención de Gescartera por parte de la CNMV, que sacó a la luz el mayor fraude financiero de España, la juez de la Audiencia Nacional Teresa Palacios decretó ayer la apertura del juicio oral. Durante la interminable instrucción no ha aparecido ni un euro de los 108 millones que desaparecieron como consecuencia, según el auto de ayer, de un delito continuado de estafa y apropiación indebida.

Son 14 los imputados. Entre ellos destacan el principal accionista de Gescartera, Antonio Camacho, y la presidenta de la sociedad, Pilar Giménez-Reyna. No figuran Enrique Giménez-Reyna ni Pilar Valiente, que eran respectivamente secretario de Estado de Hacienda y presidenta de la CNMV al estallar el caso y que dimitieron al verse salpicados.

Entre los imputados se encuentran también los apoderados de Gescartera José María Ruiz de la Serna y Francisco Javier Sierra de la Flor, además de otros trabajadores de Gescartera y sociedades vinculadas como Aníbal Sardón, Julio Rodríguez, Miguel Ángel de Vicente, Inmaculada Baltar y Ángeles Leis. La esposa de Camacho e hija del cantante Jaime Morey, Laura García Morey, está entre imputada, así como el colaborador Carlos Pascual Ortín y el asesor fiscal Agustín Fernández.

Los acusados tienen hasta el lunes para depositar fianzas por 52 millones

Estos 12 imputados deberán depositar una fianza por responsabilidad civil de 50,22 millones para cubrir eventuales indemnizaciones. A ello se añaden varias fianzas individuales para cubrir posibles multas por un total de 1,75 millones. Los acusados tienen hasta el lunes para depositar las fianzas.

Otros dos imputados, los empleados de La Caixa Miguel Prats y José Alfonso Castro, no pagarán fianza, pero sí han sido declarados responsables civiles por 26,37 millones. La Caixa ha sido declarada responsable subsidiaria por esta cantidad. Según la acusación, la sucursal de La Caixa en Majadahonda ingresaba en una sola cuenta de Gescartera el dinero de todos los clientes, aunque oficialmente su destino eran las cuentas de cada cliente. Un chófer de Camacho declaró a la juez haber llevado a esta sucursal, de forma regular, maletines con gran cantidad de dinero.

Caja Madrid Bolsa, por su parte, tendrá que responder en función de los movimientos registrados en las cuentas desde que, en 1999, un representante de la firma cerrase un contrato de subcustodia de valores que la juez ha considerado fraudulento y que permitía a Gescartera disponer del dinero y mezclar los valores y el capital de los clientes.

Caja Madrid afirmó ayer que no incumplió la ley ni causó perjuicio a los clientes de Gescartera, y recordó que ha recurrido la pieza separada de la instrucción en la que se decreta su responsabilidad. La Caixa asegura que respeta pero no comparte la resolución según la cual los empleados fueron partícipes de los hechos.

La asociación de accionistas Adicae, personada como acusación popular, celebró ayer el auto judicial y la responsabilidad civil de las dos entidades, 'instrumentos necesarios para el fraude', pero lamentó que no se imputase a Valiente, Enrique Giménez-Reyna o los ex altos cargos de la CNMV Luis Ramallo y Antonio Alonso Ureba.

Imputados más destacados

¦bull; Antonio Camacho. Principal sospechoso y el primero en ser detenido por el agujero de 108 millones. La instrucción aportó indicios de varios tipos de fraude con un denominador común: el dinero de los clientes pasaba de inmediato a cuentas únicas -cuentas omnibus- y a partir de ahí se perdía la pista, siendo imposible determinar el patrimonio de los clientes.

¦bull; Pilar Valiente. Presidenta de la CNMV entre 2000 y 2001. Decretó la intervención de la sociedad -un hecho que ha sido el nudo de su defensa-, pero pronto saltaron sospechas más que verosímiles sobre el trato de favor de la CNMV a Gescartera. La frase 'Pilar Valiente, que avisa rápidamente' en los diarios de Pilar Giménez-Reyna desató su dimisión.

¦bull; Pilar Giménez-Reyna. Presidenta de la sociedad. Ejercía labor comercial, pero también colaboró en el fraude, según la acusación. Sus diarios revelaron que Pilar Valiente le informó del curso de las investigaciones sobre Gescartera, así como el hecho de que trató y pidió consejo a su hermano, secretario de Estado de Hacienda, sobre el caso.

¦bull; Enrique Giménez-Reyna. La primera víctima. Siendo secretario de Estado de Hacienda, intercedió por Gescartera ante la CNMV, frecuentaba la sede de la sociedad y trató de colocar a Gescartera otra entidad protagonista de un fraude financiero, Sefisur, entidad de la que era consejero. También resultó salpicado por los diarios, pero ya había dimitido.