Secretos de despacho

Minimalismo en Giuseppe Galli

Re parte su tiempo entre Madrid y Barcelona. Por tanto, dispone de dos despachos. Y una Blackberry (teléfono con agenda y correo electrónico), con la que gestiona todo su tiempo y el negocio de peluquería de la firma catalana Giuseppe Galli. José Luis Encinas lleva año y medio en la empresa como director general y ya se ha acostumbrado a vivir a caballo entre las dos ciudades. 'Hoy día, gracias a las nuevas tecnologías, se puede estar informado de todo lo que acontece en la empresa. Yo veo los correos electrónicos en mi agenda y estoy enterado de todo lo que ocurre, de las ventas, de la facturación, del día a día de la empresa sin tener que estar en la oficina', afirma. La toma de decisiones, eso sí, requiere de cierta meditación, siempre sobre la mesa del despacho.

En Madrid, ciudad en la que vive, ocupa el sótano en una peluquería próxima al Paseo de la Castellana, y apenas dispone de una mesa y un ordenador. En Barcelona, su espacio de trabajo es más amplio, cuenta con luz natural y se nota cierta cotidianidad: las fotos de sus hijos están sobre la mesa. Por una razón, según explica: 'Ellos viven en Madrid y cuando estoy en Barcelona me gusta que estén cerca de mí'. Advierte que pasa 'muy poco tiempo encerrado porque siempre estoy viendo tiendas y posibles locales para ampliar el negocio'. Giuseppe Galli tiene 400 empleados y 24 peluquerías abiertas en Barcelona y 16 en Madrid. Facturó el pasado ejercicio 10 millones de euros y la previsión para 2005 es facturar 11 millones de euros.

Su agenda semanal, asegura que la distribuye de la siguiente manera: los lunes despacha con los directores funcionales; los martes, con los directores de área, y el resto de la semana dedica una buena parte de su tiempo a pasear por las tiendas, 'ya que al dedicarnos al sector servicios es necesario estar en contacto con las personas'.

Si algo le gusta a José Luis Encinas es tener en su ordenador a primera hora de la mañana los datos de facturación del día anterior. 'Esto es como el EGM se refiere al Estudio General de Medios, que mide principalmente los oyentes de la radio, miramos la audiencia cada día. Esto te permite gestionar mejor el tiempo y ver dónde tenemos que centrarnos más', señala. Para que todo ello funcione, exige a sus colaboradores respeto y trabajo en equipo. 'En el sector de la peluquería si esto no es así es difícil sobrevivir'. Detrás de Giuseppe Galli se encuentra una empresa familiar catalana, que comenzó su actividad en 1979 con la apertura de su primer establecimiento en Barcelona. Desde sus inicios, la intención de la empresa ha sido impulsar el desarrollo de la firma en Madrid y Barcelona.

La compañía se encuentra, en estos momentos, a punto de que tome las riendas la segunda generación. 'Por eso, ha habido la necesidad y la voluntad de profesionalizar la gestión. Cuanto más competitivo es el sector más posibilidades hay de morir en el intento'. Encinas cree que él ha aportado organización al negocio. 'Al ser una empresa familiar, le faltaba un cierto orden, y digamos que he profesionalizado sobre todo la gestión de los recursos humanos. Era una empresa dirigida por el propietario y había muchas áreas que estaban externalizadas. Ahora, sólo lo está la contabilidad y las relaciones públicas'. Y agrega que su trabajo consiste básicamente en motivar a los empleados y fidelizar a los clientes. Para los primeros, ha lanzado algunos guiños, como una revista de comunicación interna, formación y promociones. 'Había un problema de incomunicación y ahora estamos todos mucho más integrados. Existe un plan de carrera para todos los empleados. Hemos ascendido a gente, por ejemplo, a jefe de salón', señala Encinas, que también ha puesto en marcha un plan de formación técnica y de atención a clientes. Para éstos ha destinado un servicio de calidad y una tarjeta de fidelización. Encinas es ordenado, 'de otra manera no podría trabajar desde dos ciudades distintas'. Sobre la mesa no tiene nada fuera de sitio. Se define como disciplinado y exigente. Es licenciado en Gestión comercial y marketing por Esic y ha trabajado para Creyf?s Recursos Humanos, Nebraska y Pizza World.

Un barco velero para soñar

Trabaja una media de 10 horas al día, pero José Luis Encinas sabe cómo compaginar su trabajo con la familia. Cada mañana, cuando se encuentra en Madrid, lleva a sus dos hijos al colegio y procura llegar a casa antes de que se duerman. Los sábados, día considerado de temporada alta en el sector de la peluquería, está al tanto de cualquier incidencia que pueda ocurrir. 'Estoy conectado a través del teléfono móvil', afirma.

Sobre su mesa de trabajo de Barcelona tiene un pequeño barco velero, con el que sueña que navega. Entre sus aficiones se encuentran todo tipo de deportes: juega al pádel, al fútbol y le gusta caminar. 'Me gusta estar también con mi familia, a la que procuro dedicarle la mayor parte de mi tiempo libre'. Y reconoce que tiene una manía: no desprenderse de los bolígrafos, los portaminas, los abrecartas y el material de oficina que le ha acompañado en su trayectoria.