CincoSentidos

El 43% de las empresas cree que la mujer con hijos rinde menos

Las mujeres viven su vida laboral y familiar como dos facetas contradictorias, no compatibles. Pese a los avances hacia la igualdad y su creciente participación en el mundo del trabajo, la situación apenas ha variado en los últimos años. Las mujeres siguen siendo las principales responsables de las tareas domésticas y cuidado de hijos y mayores y quienes soportan el coste de hacer equilibrios para conciliar trabajo y familia.

Son las conclusiones que se extraen de un informe del Instituto de la Mujer, dependiente del Ministerio de Trabajo, que no sólo constata que persisten los roles tradicionales en cuanto a la división sexual del trabajo, sino que hay poca disposición tanto por parte de la sociedad como por parte de las empresas a que esto cambie.

Un 42,6% de los responsables de empresa opina que las responsabilidades familiares limita el rendimiento de las mujeres. El 61,6% cree que las dificultades para compaginar familia y trabajo es un problema de cada uno y debe solventarse de manera privada. El 66,9% dice que la empresa privada debe tener una orientación exclusiva hacia el logro de la máxima productividad y el 41,3% considera que la aplicación en la empresa de medidas de conciliación limita la competitividad.

Al obstáculo que representa esta mentalidad empresarial, que se refleja, además, en la escasez de medidas empresariales para facilitar la conciliación, se unen otros factores culturales, de percepción de la propia sociedad sobre las funciones y los papeles que deben desempeñar padres y madres. Así, cuando se pregunta a los trabajadores sobre qué miembro de la pareja debería abandonar la actividad laboral tras tener su primer hijo hay mayoría aplastante (un 45,8%) que cree que es la mujer quien debe quedarse en casa, frente a un 0,6% que piensa que el hombre. De hecho, la realidad reproduce esta percepción. Un 42,6% de las mujeres abandona el mercado de trabajo debido al nacimiento de un hijo, frente a sólo un 2,3% de los hombres.

El estudio se ha realizado sobre una muestra de 4.000 personas en edad laboral y 800 empresas.