Ferrocarril

El AVE Madrid-Valladolid podrá entrar en servicio en 2007

La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, presidió ayer el acto de calado final del túnel de Guadarrama de 28,4 kilómetros, el quinto más largo del mundo. Este acontecimiento supone un paso importante para garantizar que el AVE Madrid-Valladolid pueda entrar en servicio en 2007, objetivo que se ha marcado el Adif.

El mayor túnel jamás realizado en España ya es una realidad. La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, presidió ayer la ceremonia en la que se culminó la perforación de los dos grandes tubos por los que la línea férrea de alta velocidad Madrid-Segovia-Valladolid atravesará la Sierra de Guadarrama. Los trabajos se han prolongado durante más de dos años y medio y en ellos se han ocupado más de 4.000 personas.

Este túnel, de más de 28 kilómetros, es uno de los cuatro que tiene la línea, y está considerado como el segundo más largo de Europa y el quinto del mundo.

El final de la construcción de los tubos supone un importante espaldarazo para cumplir un calendario que prevé la entrada en servicio de este primer tramo del AVE del Norte en el año 2007, según explicaron a este diario técnicos relacionados con la obra.

La ministra recalcó la importancia de la 'unión física de las comunidades de Castilla y León y Madrid en el interior del túnel', apuntando que es fundamental para las conexiones con el Norte de la Península.

Su puesta en servicio permitirá reducir a en aproximadamente cuatro horas todos los trayectos ferroviarios de conexión del centro de la Península con las principales capitales de Castilla y León, Galicia y las comunidades de la Cornisa Cantábrica.

Los dos tubos bajo los montes del Guadarrama son la mayor obra de ingeniería civil que se ha desarrollado en España y figuran entre los túneles con mayor longitud del mundo, sólo superados por los que utiliza el tren de alta velocidad que une, bajo el Canal de la Mancha, Francia y el Reino Unido, el de Seikan, en Japón, y los de San Gotardo y Lvtschberg, ambos en Suiza.

Los trabajos de perforación comenzaron, con cuatro tuneladoras instaladas en cuatro bocas, dos a cada lado de la sierra, en octubre de 2002 y las enormes máquinas, cuyo proceso de montaje y desmontaje lleva entre dos y tres meses, concluyeron su trabajo en la vertiente segoviana en enero, semanas antes del calado final.

Presupuesto de 1.219 millones y ayuda de la UE

El coste de los túneles de Guadarrama ha alcanzado los 1.219 millones de euros, el 70% de los cuales ha sido financiados por los fondos de cohesión de la Unión Europea. El conjunto de la línea entre Madrid y Valladolid se encuentra avanzada en varias zonas. Destaca el montaje de vía en el tramo que enlaza con Segovia, la plataforma del tramo entre Puentecilla y Valdestillas, el levantamiento de las pilas del Viaducto de Arroyo del Valle, así como los trabajos de perforación de los túneles de San Pedro. La complejidad de la construcción de los tubos del Guadarrama no ha estado exenta de dificultades. El 6 de agosto de 2003 se produjo un accidente cuando el humo provocado por el incendio de la locomotora de un tren de traslado de personal y material dejaba atrapados a 34 trabajadores durante cinco horas, a seis kilómetros de la boca.