Fin de servicios

Suez y Agbar abandonan una de las tres concesiones de agua argentinas

La francesa Suez y Agbar abandonarán en un plazo de un mes la concesión Aguas de Santa Fe, una de las tres que mantienen en Argentina. Las tarifas están congeladas desde 2001, mientras que los costes se han triplicado.

Agbar seguirá los pasos de su socio francés Suez en Argentina, según confirmó ayer un portavoz de la compañía que preside Ricard Fornesa. De esta forma, el grupo español dejará de prestar dentro de un mes los servicios de agua potable y saneamiento en Aguas Provinciales de Santa Fe, en la que controla una participación del 10,89%.

Suez es el grupo mayoritario en la concesión, con un 51,69% del capital. Los trabajadores cuentan con otro 10%. La concesión da servicio a 700.000 usuarios de 15 poblaciones de la Provincia de Santa Fe.

La multinacional gala ha forzado finalmente el abandono de la concesión (que inició en 1995 para un período de 30 años) al tener congeladas las tarifas en los últimos tres años, mientras que los costes de producción de han triplicado. La compañía negociaba un incremento de tarifas del orden del 60%, pero en la última semana se rompieron las conversaciones con el Gobierno local. Ni el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, consiguió avances importantes con su homólogo, Néstor Kirchner, en su reciente visita a Argentina. La concesionaria ha acumulado unas inversiones de 260 millones de euros en los últimos diez años, según los datos facilitados por la empresa.

A partir de ahora se abre un periodo de incertidumbre para observar cuál será la evolución de las otras dos concesiones en las que participan Suez y Agbar: Aguas Argentinas y Aguas Cordobesas. Fuentes del sector señalaron que la retirada en Aguas de Santa Fe podría ser un mal menor para forzar la negociación en las otras dos concesiones. En caso contrario, la situación podría significar el inicio del abandono definitivo del negocio de agua potable en Argentina.