Mercados

Las familias optan por invertir más en la Bolsa

La recuperación bursátil iniciada en 2003 empieza a calar en las decisiones de inversión de las familias. Tímidamente, los ahorradores dedican más dinero a fondos de inversión y de acciones, mientras los depósitos crecen a ritmos más moderados.

Es todavía lluvia fina, nada comparable a la euforia por la renta variable que marcó los últimos años de la pasada década y que encontró su punto álgido en Terra. Pero el ahorrador español ha empezado a escorarse ligeramente hacia la inversión con un punto mayor de riesgo, después de dos años de recuperación en el mercado de valores. La inversión en acciones y fondos ha crecido durante los últimos trimestres a tasas de entre el 10% y el 20%. Esta variación refleja tanto la apreciación de las carteras como la aportación de nuevos fondos.

Con todo, la verdadera estrella del ahorro siguen siendo los depósitos bancarios que, pese a crecer significativamente menos que otros productos, siguen siendo el principal destino del ahorro. A cierre del tercer trimestre del año pasado -los últimos datos disponibles en el Banco de España- había 376.470 millones de euros en depósitos no transferibles, que crecieron un 5% interanual. Las acciones cotizadas suman 105.000 millones y los fondos 165.000 millones. El resto del ahorro, hasta 1,29 billones de euros, está en efectivo y depósitos transferibles, acciones no cotizadas (164.000 millones), renta fija, y seguros y pensiones (199.000 millones).

Queda lejos la época 1998-2000, en la que entre acciones y fondos acaparaban más ahorro familiar que los depósitos. La inversión en depósitos había retrocedido a partir de 1997, y empezó a repuntar de forma espectacular, con aumentos de dos dígitos, en cuanto pinchó la burbuja tecnológica. Asimismo, el volumen de ahorro familiar invertido en acciones y fondos estaba a cierre del tercer trimestre, por debajo de los niveles máximos de 1999 y 2000 -a pesar de que el patrimonio total de los fondos sí está en máximo histórico-, mientras el volumen de depósitos ha crecido el 65% sobre los niveles de inicio de 1999.

La mejora de los mercados ha permitido, así, que se retome la tendencia de los años anteriores a la crisis hacia lo que Inverco llama desintermediación del ahorro. 'Entre 2000 y 2002, a consecuencia de las rentabilidades negativas en los mercados, los inversores centraron sus preferencias en depósitos bancarios en detrimento de la inversión directa y la inversión colectiva', explica la patronal de las gestoras en su informe anual sobre ahorro. Inverco espera que se agudice la tendencia hacia un ahorro más sofisticado.

Con todo, la mayor exposición a fondos o acciones no implica necesariamente un elevado nivel de riesgo. El año pasado los fondos que recibieron mayores suscripciones fueron los de renta fija y los garantizados, con más de 4.000 millones en cada uno de estos segmentos. Pero también se suscribieron fondos de Bolsa por 1.800 millones y globales por 7.000. En ello ha tenido mucho que ver, también, la política comercial de las entidades financieras.

Evolución de los principales activos

En los últimos 10 años el ahorro financiero de las familias españolas se ha multiplicado por cuatro, desde 329.000 millones a 1,29 billones. En este periodo ha continuado la progresiva modernización del ahorro en España, tendencia que se vio interrumpida por la crisis. La caída bursátil despertó las costumbres más conservadoras, y la sombra de esta crisis todavía condiciona al inversor.

Depósitos

Tradicionalmente, la inversión en depósitos bancarios ha acaparado la mayor parte del ahorro español, con tasas que rondaban el 60% a principios y mediados de la década de los 80. Aunque el ahorro en depósitos sólo ha dejado de crecer entre 1997 y 1999, ha perdido cuota de mercado, y hoy por hoy está algo por encima del 43% del total de activos financieros de las familias.

Acciones

Son el segundo destino del ahorro español, con un 21% del total. Pero las acciones cotizadas en Bolsa representan menos de la mitad de este porcentaje, con 105.000 millones frente a 164.000 de las acciones no cotizadas. El máximo histórico en la categoría de acciones cotizadas se marcó a finales del año 2000, después de estallar la burbuja, con 130.000 millones.

Fondos

Los garantizados han salvado al sector, que con la crisis de los valores tecnológicos sufrió un descenso patrimonial superior y más temprano que el de las acciones, según los datos del Banco de España. Pero las campañas de captación de las principales entidades han desviado la preferencia de los inversores por los depósitos y permitido fuertes crecimientos desde 2002.

Otros

Seguros, pensiones son otras alternativas de ahorro familiar, y han crecido con fuerza en los últimos años y, en algunos casos como las reservas de seguros de vida, han aumentado en mayor proporción en los últimos 10 años que las acciones o los fondos. Los seguros suponen el 9% de los activos financieros familiares, y las pensiones el 6%. Hay un 7% en otras categorías.