Energía

El beneficio del negocio eléctrico nacional cayó un 16% en 2004

Las eléctricas vieron descender un 16% el resultado neto de su actividad tradicional en España en 2004. El presidente de la patronal Unesa, Íñigo de Oriol, reclamó ayer una subida de tarifas para conseguir que el consumo se reduzca y que los precios españoles se sitúen en línea con los portugueses, que son un 30% superiores. Oriol pidió al Gobierno el reconocimiento del déficit de tarifa que, en lo que va de año, suma 600 millones.

En la memoria estadística anual de la patronal eléctrica Unesa, presentada ayer por su presidente, Íñigo de Oriol, figura un descenso del resultado neto del negocio eléctrico nacional de las compañías que integran esta asociación del 16,1%, hasta 2.055 millones. La mayor caída, un 31,4%, correspondió a la distribución, que obtuvo 697 millones, seguida de la generación, un 5,2% menos, con 1.296 millones, y la comercialización, que cayó un 3,8%, hasta 61 millones.

Según la patronal, las empresas compensaron estas caídas con el resultado del negocio internacional y las actividades no eléctrica. Los ingresos de estos negocios representan ya el 42% del total (frente al 7% en 1998) y el resultado de explotación el 39%, cinco puntos por encima del año anterior, debido al menor peso de la generación.

Esta situación ha llevado al presidente de Unesa a reclamar una subida de la tarifa media 'que recoja los costes de la distribución y otros, pues, de lo contrario habrá que tomar medidas'. Para Oriol, la subida de las tarifas es necesaria para fomentar el ahorro de energía y contener el fuerte incremento de la demanda, que se elevó un 54% entre 1996 y 2004. Para ello, espera que en las reformas en ciernes, que se derivarán del Libro Blanco y de la transposición de las directivas europeas sobre gas y electricidad, 'se tenga en cuenta un cambio en el sistema de remuneración'.

En este sentido, y ante la próxima creación del Mercado Ibérico de la Electricidad (Mibel), Oriol recordó que 'la tarifa eléctrica en Portugal es un 30% superior a la española'. Respecto a este proyecto, pidió 'que se concreten diversos aspectos, como la garantía de acceso al mercado y las interconexiones en igualdad de condiciones, eliminando asimetrías y que haya una buena gestión técnica'.

Tal como reclamó hace unos días el consejero delegado de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, también Oriol pidió que se aplique en España un sistema de actualización trimestral de las tarifas, similar al de Portugal o al que rige en España para el gas natural.

El balance anual de Unesa muestra que la cifra de negocio de la actividad eléctrica en España se situó en 16.566 millones, un 6% más que en 2003, mientras que el resultado neto de explotación cayó un 2,3%, por el aumento de los costes de explotación.

Según los datos de Unesa, las empresas que operan en el régimen ordinario pusieron en servicio 3.859 MW nuevos de potencia, de los que un 80% correspondieron a sus socios (Endesa, Iberdrola, Unión Fenosa, Hidrocantábrico y Viesgo). Con ellos, al finalizar el ejercicio, el total ascendía a 55.489 MW. En el régimen especial, la potencia total alcanzó la cifra de 17.048 MW, lo que supuso un aumento del 13,9%.

Nueva guerra del déficit

Respecto a la desviación de los ingresos por las actividades reguladas (déficit de tarifa) que se está registrando este año, el presidente de Unesa pidió al Gobierno 'que se nos reconozca, porque, de lo contrario, la Administración no estaría cumpliendo la ley'. Según los datos aportados por la patronal, en lo que va de año, el déficit acumulado asciende a 600 millones de euros. 'No queremos pensar -añadió- que no se nos reconozca, pues sería una expropiación forzosa'.

Por el momento, sólo Iberdrola ha presentado sus cuentas trimestrales y en ellas ha contabilizado como ingreso su déficit de tarifa en ese periodo, 204 millones. Sin embargo, según avanzó ayer Oriol, todas las empresas harán lo propio, en tanto Unesa negocia con el Gobierno un déficit, que espera cerrar este año.

'POOL': Las denuncias se deben 'al acaloramiento' de las empresas

Asegura que no hay manipulación de precios

El presidente de Unesa, Íñigo de Oriol, aseguró ayer que no ha habido manipulación de precios en el mercado mayorista de la electricidad (pool), pese a las denuncias cruzadas entre los principales socios de la patronal ante la Comisión Nacional de la Energía (CNE). Según sus palabras, las denuncias han respondido 'al acaloramiento' momentáneo de las empresas. O a 'una posición estratégica de éstas ante los medios de comunicación', según el director general, Pedro Rivero. En este sentido, Oriol dijo que 'ha animado a las empresas a que no hagan esas denuncias' y subrayó: 'Tenemos que pensar todos en todos'.

Inversiones de 16.400 millones hasta 2008

Las inversiones en activos materiales realizadas por las eléctricas entre 2001 y 2004 ascendieron a 15.690 millones, de los cuales, el 59,8% se destinaron al parque de generación y el 40,2% restante ha dado cobertura al mantenimiento y la ampliación de las redes eléctricas.

Según los datos ofrecidos por Unesa, los planes de inversión futuros mantienen el mismo nivel de exigencia. Así, las empresas esperan invertir en activos eléctricos en España 16.400 millones entre 2005 y 2008, la mayoría en generación (7.796 millones) y en distribución (6.063 millones). En diversificación e internacional prevén invertir 6.700 millones.

El negocio internacional, una alternativa

Para la patronal eléctrica la aportación de las actividades no eléctricas, que las empresas han visto como una alternativa para mantener sus resultados, 'empiezan a dar señales de recuperación'.

El margen del resultado neto de explotación de estas áreas registró tasas de crecimiento cercanas al 22% el año pasado. Tanto la cifra de negocios, como el resultado neto de explotación tienen ya un peso importante sobre el total: el 42% y el 39%, respectivamente.

En cuanto a la generación y comercialización, éstas reducen su participación al 41% de los resultados del sector, mientras que la distribución se situó en un 20% en 2004.