Hidrocarburos

López de Silanes sustituye a Boyer al frente de CLH

Ramón Blanco no ha conseguido su objetivo de ser presidente de la CLH. Finalmente, ha sido un hombre de confianza de Repsol YPF, José Luis López de Silanes, actual responsable del negocio eléctrico de Gas Natural, el que relevará a Miguel Boyer en la presidencia.

El consejo de administración de la Corporación Logística de Hidrocarburos (CLH) acordó ayer el nombramiento de José Luis López de Silanes como presidente de esta compañía, en sustitución de Miguel Boyer. López de Silanes ocupaba en estos momentos el cargo de consejero delegado de la filial eléctrica de Gas Natural.

Este nombramiento es el último movimiento del terremoto provocado tras la llegada de Antonio Brufau a la presidencia de Repsol, en sustitución de Alfonso Cortina, el pasado otoño. En dicho relevo, el entonces consejero delegado de la petrolera, Ramón Blanco, forzó un compromiso, según fuentes cercanas a la compañía, para su nombramiento como presidente de CLH, compañía en la que Repsol tiene un 25% del capital. Así, el pasado 25 de enero Blanco entró en el consejo de CLH a propuesta de Repsol, que tiene tres puestos en el consejo. Ayer éste acordó también la salida de Blanco.

Aunque éste aspiraba a la presidencia, la situación, desde un principio, se vislumbró turbia. Repsol apeló a la resistencia del resto de los socios (los principales, la canadiense Enbridge, con otro 25% y Cepsa, con un 14,5%) para posponer este nombramiento. Finalmente, la petrolera ha optado por proponer otros tres nombres al consejo que, aprobó ayer por unanimidad el de López de Silanes. Según una nota remitida por Repsol YPF, 'éste ha sido el candidato de consenso acordado por los socios de referencia'.

Según fuentes de la compañía, 'se ha elegido a López de Silanes porque es un hombre de la casa, con experiencia'. De hecho, ingresó en 1971 en Campsa, el antiguo monopolio del petróleo, a partir de la cual, se constituiría CLH, operador de la red española de oleoductos. En ella permaneció hasta su paso a Repsol, en el que ocupó la dirección de ingeniería en 1993.

López de Silanes dejó el cargo en junio de 2003, tras el fracaso de la opa de Gas Natural sobre Iberdrola, que fue vetada por la Comisión de la Energía, y en la que se alineó del lado de La Caixa a favor de la operación y en contra de Repsol, el accionista que le había nombrado.

Fuentes cercanas a Repsol aseguran que Silanes es amigo del actual consejero delegado de CLH, Eduardo Llorens, que no va a seguir los pasos de Miguel Boyer y continuará por el momento en su cargo.

La petrolera deberá bajar su participación

El proyecto de Industria de limitar las participaciones en CLH y Enagás, para reforzar la independencia de los operadores de los sistemas energéticos, se encontró con la oposición de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos que discutió el plan de dinamización económica. Sin embargo, aunque la medida se pospuso, el Gobierno quiere aprobarla este año. La intención es limitar las participaciones de los operadores petrolíferos en CLH, al 5%. Esto afectará a Repsol (25%); Cepsa (14,5%) y Disa (10%), pero no a los que no tengan intereses en el sector. De esta manera, la canadiense Enbridge, con un 25%, se convertiría en la principal accionista de CLH, seguida de Oman Oil, que tiene un 10%. Por el momento, Repsol tiene el 25% y ha ejercido su potestad para colocar en la presidencia a un hombre de su confianza.