Europa

Bruselas limita el presupuesto de la UE para 2006 a sólo el 1,02% del PIB comunitario

La Comisión ha presentado un proyecto de presupuesto de la Unión Europea para el año 2006 que limita los compromisos de gasto a sólo el 1,02% del PIB comunitario, muy cerca del techo del 1% que reclaman los seis países contribuyentes netos (Reino Unido, Francia, Alemania, Austria, Suecia y Países Bajos), aunque ha señalado que a partir de 2007 será necesario más dinero para hacer frente a los compromisos asumidos por los Veinticinco.

La comisaria responsable de Presupuestos, Dalia Grybauskaité, ha justificado este esfuerzo de contención presupuestaria porque 2006 es el último año en el que se aplican las actuales perspectivas financieras 2000-2006 y "no queda más margen de maniobra".

Entre las principales necesidades futuras que no están incluidas en los presupuestos de 2006, la comisaria destacó tres. En primer lugar, la ampliación a Bulgaria y Rumanía, que entrarán en la UE el 1 de enero de 2007 o como muy tarde en 2008. En segundo lugar, un incremento de los fondos destinados a impulsar la competitividad y la creación de puestos de trabajo de acuerdo con los objetivos de Lisboa. Finalmente, durante el próximo periodo presupuestario se completará la integración de los 10 nuevos Estados miembros, que acabarán recibiendo progresivamente la totalidad de ayudas financieras que les corresponden tanto para la agricultura como para las regiones.

"Por ello las propuestas de la Comisión Europea dicen que, independientemente del presupuesto 2006, para el periodo 2007-2013 necesitamos más del 1% del PIB, aproximadamente el 1,14%", apuntó Grybauskaité, recordando que si se descuenta el Fondo Europeo de Desarrollo y el Fondo de Solidaridad, que actualmente no están en los presupuestos, la cifra queda en el 1,09%.

La responsable de Presupuestos insistió en la importancia de llegar a un acuerdo sobre las perspectivas financieras durante el mes de junio, y advirtió de que la Comisión está dispuesta a negociar pero no aceptará "cualquier tipo de compromiso". No obstante, rehusó explicar cuáles son sus "líneas rojas" por motivos de estrategia negociadora.

'Problema español'

En torno al debate sobre las perspectivas financieras, la Comisión Europea puede crear una base jurídica para permitir la retirada gradual, y no brusca, de las ayudas del Fondo de Cohesión para España en el periodo 2007-2013, si así lo deciden unánimemente los Estados miembros, según ha adelantado la comisaria.

El Ejecutivo comunitario reconoce así que España se enfrenta a una "situación única" de cara a los presupuestos de la UE por el "recorte radical" en las ayudas de cohesión, y se muestra "abierta a encontrar una solución" en la recta final de las negociaciones.

España, principal beneficiario del Fondo de Cohesión en el actual marco presupuestario 2000-2006, puede perder todo acceso al instrumento debido a la subida artificial de su renta media tras el ingreso de diez socios más pobres en la Unión. Atendiendo a las reclamaciones del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, la presidencia de turno luxemburguesa ha propuesto un sistema por el que España irá perdiendo de forma gradual las ayudas hasta 2009. Cinco países, encabezados por Alemania, han rechazado esta posibilidad y han subrayado que no hay base legal en la UE para prorrogar las ayudas.