Cumbre

Chirac advierte que un 'no' a la Constitución frena 50 años de europeísmo

El presidente francés, Jacques Chirac, y el canciller alemán, Gerhard Schröder, escenificaron de nuevo ayer la pretendida fuerza del motor fanco-alemán en una encendida defensa del sí a la Constitución Europea. Chirac advirtió que, 'si en Francia votamos no ,seremos responsables de interrumpir 50 años de Construcción europea'.

El quinto consejo de ministros bilateral, que ambos países celebraron en París, sirvió para la entrada en campaña del canciller alemán por el 'sí' al tratado constitucional, que Francia someterá a referéndum el 29 de mayo.

El mejor aliado de Chirac, que se ve cada vez más acorralado por el goteo de sondeos que desde hace un mes arrojan un insistente 'no' en la consulta popular, no escatimó esfuerzos en intentar mostrar la plena salud del tándem franco-alemán, una baza única para el proyecto europeo, que definió como 'una causa histórica, una oportunidad única que hay que saber aprovechar'.

La intervención del dirigente alemán en la Universidad de la Sorbona en la misma tarde de ayer, que consagró a la necesidad de una Europa social en el marco de la Carta Magna europea, muestra hasta qué punto Berlín toma en serio un posible rechazo francés al texto.

Chirac dice que, 'si votamos 'no', nos quedaremos en el andén viendo el tren'

En una muestra de la presión que pesa sobre Francia de cara a la consulta, el canciller alemán insistió en la 'responsabilidad especial' de ambos países en el proyecto europeo, en su condición de países fundadores, por sus respectivas tallas demográficas y sus economías.

Tres elementos que ponen al país galo contra las cuerdas de la Historia, y que Chirac, con el tono grave que le acompaña desde la subida en potencia del 'no', aprovechó para lanzar una seria advertencia. 'El 29 de mayo, la elección de Francia será simple. Si votamos 'no', tendremos la responsabilidad de interrumpir 50 años de construcción europea'. Y, pese a la duda que planea sobre si el resto de países seguirá adelante con la ratificación del tratado si el 'no' gana en Francia, ambos dirigentes se mostraron convencidos de que cada Estado miembro seguirá este procedimiento si así lo había previsto. Una nueva baza para disuadir al 52% de franceses que votará 'no', según el último sondeo: 'Francia se quedará en el andén viendo pasar el tren'.

La postura defensiva que crece en el país galo ante la deriva liberal del proyecto europeo (como ha demostrado la polémica en torno a la directiva del ex comisario europeo Bolkenstein sobre liberalización de servicios) o el actual 'problema' sobre la masiva importación del sector textil chino en la UE, son 'otra prueba', como aprovechó Chirac para señalar, 'de la necesidad de unirnos'.

Chirac y Schröder justificaron su rechazo al proyecto de la 'directiva Bolkestein' sobre la liberalización de los servicios en la UE, y anunciaron propuestas conjuntas.

'Estamos completamente de acuerdo' en las razones del rechazo del proyecto de directiva del ex comisario Bolkestein, y en presentar, 'con otros países, propuestas concretas positivas en el terreno de los servicios' cuando este asunto se replantee, señaló Chirac. El canciller alemán argumentó que 'las mercancías no son más que objetos, mientras que los servicios son hombres y mujeres, son esas distinciones las que hay que hacer'.

Cuatro proyectos de innovación

Francia y Alemania lanzaron ayer cuatro proyectos comunes de innovación industrial en los ámbitos de las comunicaciones y la medicina, con la participación de los sectores público y privado, durante su V Consejo de ministros conjunto celebrado en el Elíseo. 'No hay ninguna política de crecimiento sin una gran ambición industrial y sin grandes esfuerzos de innovación', dijo Jacques Chirac. Por ello, los dos países han decidido emprender 'juntos' programas 'ambiciosos' de alta tecnología, con potencial de crecimiento, 'elaborados y financiados en común'.

Los cuatro proyectos fueron definidos por el grupo de trabajo conjunto creado en octubre y dirigido por los respectivos presidentes de las sociedades francesa Saint-Gobain y alemana Thyssen Krupp, Jean-Louis Beffa y Gerhard Cromme. El primero de estos proyectos se refiere a la interoperabilidad de las redes multimedia del futuro, aprovechando la telefonía móvil de tercera generación. El objetivo es desarrollar una tecnología que permita al usuario de un ordenador o de un teléfono móvil acceder a los servicios multimedia 'sin tener que preocuparse por las redes utilizadas'.

El segundo es el proyecto 'Quaero', es decir, el desarrollo de un motor de búsqueda en internet para imágenes y sonido. El objetivo es producir máquinas adaptadas a la búsqueda e interpretación de las informaciones y, por tanto, hacer accesible a una mayor parte de la población el uso de los contenidos multimedia.

Los otros dos proyectos afectan a la medicina. Uno pretende desarrollar aparatos ultrasofisticados de resonancia magnética molecular para la investigación del cerebro. El otro proyecto se centra en la elaboración de equipos que permitan detectar enfermedades a partir del análisis óptico de la piel con rayos de luz, como el láser.

Los proyectos involucrarán a grandes grupos industriales y laboratorios públicos de investigación.