Industria aeronáutica

El avión más grande del mundo intentará volar por primera vez esta semana

Será sólo un paso más en el despegue comercial de la aeronave más grande del mundo, pero la expectación que despierta el A-380 ha obligado a Airbus a convertir su primer vuelo de prueba en una nueva muestra del poderío industrial europeo. La empresa que controla EADS, el consorcio aeroespacial, advierte ya de que este gigante del cielo, con capacidad para 555 pasajeros, no levantará el vuelo si hay mal tiempo.

La previsiones son favorables para ese día en la localidad francesa de Blagnac, junto a Toulouse: parcialmente despejado, vientos leves del noroeste, de menos de 20 Km/h, y sólo un 20% de probabilidades de precipitaciones.

Un ingeniero español

A bordo del A380 estarán los dos pilotos franceses -Claude Lelaie y Jacques Rosay- y además de cuatro ingenieros, entre ellos el español Fernando Alonso, ingeniero jefe de vuelo, que medirán todos los parámetros de vuelo de ese mastodonte del aire.

AIRBUS GROUP 109,32 -2,84%

Y es que el aparato, concebido para transportar 555 pasajeros en su versión estándar, no llevará ese día asientos, sino equipamiento de medición (se ha hablado de un peso algo inferior a las 300 toneladas) e irá de vacío.

En Airbus están muy tranquilos, y afirman orgullosos que los ingenieros "ya saben que despega", gracias a las pruebas en tierra en las pistas del aeródromo francés, desde el pasado día 5.

Comportamiento adecuado en tierra

Ese día se puso combustible en la panza del A-380 (tiene capacidad para 310.000 litros), y durante los días siguientes se ejecutaron pruebas de motores, primero con el avión parado y luego de rodaje sobre la pista, hasta alcanzar una velocidad de 220 kilómetros por hora, aunque sin llegar a despegar.

Prueba de la expectación que se ha levantado es que Airbus se ha visto obligada a acreditar a medios de comunicación de todo el mundo para el vuelo, pese a que no hay acto oficial ni vista de autoridad alguno previstos, y el hecho de que se prevea que hasta 10.000 personas se acerquen a Blagnac a presenciar el intento de despegue.

Airbus va a utilizar cuatro prototipos del A-380, en un periodo de pruebas que en principio debería durar entre 12 y 18 meses del programa de pruebas. Quizá en ese periodo los ingenieros de Airbus puedan trabajar sin la mirada atenta de la prensa, aunque es poco probable: el clásico Salón Aeronáutico que se celebra en el aeródromo parisino de Le Bourget, en junio, espera ya impaciente al avión más grande del mundo.