Conflicto

Convocada una huelga en la asistencia en tierra de los aeropuertos para el puente de mayo

Los sindicatos CC OO, UGT y USO han convocado sendas huelgas para el 29 de abril y el 4 de mayo, coincidiendo con el puente de mayo, en las compañías encargadas de los servicios de asistencia en tierra a pasajeros y aviones (handling), lo que afectará a todos los aeropuertos del país.

Las jornadas de huelga tendrán una duración de 24 horas y coinciden con el inicio del puente de mayo -el viernes 29 de abril- y con su finalización -el miércoles 4 de mayo-. En rueda prensa, los secretarios generales del sector aéreo de UGT y CC OO, Francisco Rodríguez y José Antonio Herráez, respectivamente, aseguraron que los paros están motivados por la falta de regulación del sector, de la que acusan al Ministerio de Fomento y la dirección de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA). Los sindicatos denunciaron que no existe convenio colectivo del sector y lamentaron la concesión de autohandling que ha obtenido la compañía aérea Binter en Canarias, y a la que dicho servicio se lo prestaba Iberia. Para los sindicatos esa concesión demuestra que "el elemento para llevar a cabo la competencia son las condiciones laborales y los salarios" de los trabajadores.

Al respecto, Herráez advirtió de que esto puede provocar que 392 trabajadores se queden en la calle, para luego volver a ser contratados en "peores condiciones laborales, razón por la que "convocamos la huelga", precisó. Según los sindicatos, estas consecuencias de la desregulación ya se están dando en el ámbito europeo, por lo que exigen al Ministerio de Fomento y a AENA que procedan a la regularización del sector.

A pesar de que el preaviso de huelga ya está presentado en el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, los sindicatos confían en que Fomento dé una solución antes del 29 de abril.

Los sindicatos afirman que llevan más de dos años denunciando la "creciente situación" de desregulación, pero ni los órganos de Diálogo Social Europeos ni las patronales del sector ni la Comisión Europea han prestado atención a sus reivindicaciones.