Steve Perry

'Todas las tarjetas europeas tendrán chip en dos años'

Este economista inglés, que dice sentirse 'más europeo que británico', entró en Visa Internacional hace 15 años. En 1997, siendo director financiero, lideró el equipo encargado de adaptar esta empresa de medios de pago para la llegada del euro.

Pocos segundos después de que comenzara 1999, Steve Perry, compró una botella de champán con su tarjeta Visa vinculada a una cuenta en euros. Se convertía así en la primera persona en utilizar la tan esperada moneda. A partir de ese momento, cualquier ciudadano comunitario podía utilizarlos para realizar transferencias. Perry llevaba dos años organizando la adaptación de su compañía a la nueva moneda. En su actual cargo de Visa Europe, el objetivo de crear un mercado único de capitales en Europa sigue siendo para él casi una obsesión.

Pregunta En julio se creó la división Visa Europe, ¿cuál era el propósito de esta reestructuración?

Respuesta Queríamos crear una organización de propiedad y control europeo para ofrecer productos diseñados a la medida de las necesidades específicas de Europa. En toda la eurozona se usa la misma moneda. Además, en el sector financiero los bancos están haciendo compras transnacionales, lo que les lleva a tener necesidades a escala comunitaria. En noviembre lanzamos el V-Pay, el primer producto de débito paneuropeo. Un sistema que permite tener una entidad de procesamiento que cumple tanto las normas nacionales como las europeas.

P ¿Qué características tiene ese medio de pago?

R V-Pay es una tarjeta de débito con tecnología chip compatible en la mayoría de mercados locales, y que permite a los emisores de la tarjeta, a sus titulares y a los comerciantes utilizar los sistemas e infraestructuras actuales de débito nacionales con un coste adicional mínimo. V-Pay se adapta con precisión a las necesidades de la banca europea y al compromiso de constituir la Sepa Área æscaron;nica de Pagos, en sus siglas inglesas, para depósitos, transferencias y tarjetas de débito.

P ¿En cuánto tiempo desaparecerán las tarjetas con banda magnética?

R Cada país tiene sus plazos para la migración de tecnología, pero en dos años el 95% de las tarjetas llevarán incorporado un microchip. Hay que tener en cuenta que la vida media de una tarjeta con banda magnética es inferior a tres años. Sin embargo, las que llevan chip tienen una duración potencial de 20 años.

P ¿Cuándo se pondrá en marcha esa zona única para tarjetas de débito de la que hablaba anteriormente?

R El objetivo es que en 2008 la definición de la Sepa se convierta en una realidad para casi toda Europa. Esa es la fecha que está manejando la Comisión Europea. Pero Visa no puede influir respecto al momento de lanzamiento.

P ¿Qué tecnología se acabará imponiendo para la aplicación de este sistema?

R Aunque entendemos que ninguna propuesta tecnológica se impondrá sobre el resto, esta momento es fundamental para influir en la definición de la Sepa. Ahora se están elaborando las exigencias que deben cumplir las plataformas de compensación de pagos de la Sepa. Visa y Mastercard están trabajando para cumplir las exigencias de las Sepa, pero no se va a imponer una tecnología sobre el resto. Muchos proveedores cumplirán esas. Nuestra propuesta, el Chip-EMV, es un estándar más, pero Mastercard, American Express y otros competidores también tienen propuestas válidas para la Sepa, y cada uno operará con su propia tecnología.

P ¿Cuál cree que va a ser la evolución del comercio electrónico?

R Efectivamente, las ventas a través de internet están creciendo a ritmos muy rápidos. En 2004 aumentaron un 90%, el año anterior un 120% y uno antes 150. Parece que las tasas de crecimiento se estuvieran moderando, pero realmente lo que ocurre es que se partía de niveles muy bajos. En tan sólo cinco años, el número de compras a través de internet con tarjetas Visa está alcanzando el mismo nivel que las tarjetas de empresa. Lo importante es convencer a los usuarios de la Red de que es un medio seguro para comparar. Llevamos años trabajando para hacer más difícil el fraude a través de internet.

España tiene ya más 'visas' de crédito que de débito

Las tarjetas de crédito Visa en España superaron por primera vez a las de débito en 2004, según Luis García Cristóbal, director general de Visa Europe en España. El año pasado, se emitieron 4,2 millones de nuevas tarjetas Visa, lo que elevó la cifra global hasta los 37,9 millones, de los cuales 17,8 corresponden a tarjetas de débito que crecieron un 0,4%, mientras que las de crédito llegaron a los 19.3 millones con un incremento del 26,2%, superando por primera vez a las primeras. 'El potencial de crecimiento del número de tarjetas en España todavía tiene recorrido. Llegaremos a los 60 millones', explicó García Cristóbal. El volumen total de las transacciones realizadas con tarjetas Visa creció un 13,2% en 2004. De esta cifra, el gasto en comercios experimentó un crecimiento del 17,2% lo que eleva hasta el 10,8% la cuota de movimientos de Visa con respecto al gasto privado nacional.