Mibel

La ley española impedirá a EDP comprar energía en Europa

La figura del operador dominante del sector eléctrico, creada en el decreto ley sobre productividad, va a afectar a una empresa no española, EDP. La norma impide a todas las eléctricas con más de un 10% del mercado ibérico acudir a las subastas de energía en Europa. EDP podría recurrir esta norma española.

El artículo 19 del real decreto ley para el impulso de la productividad que aprobó el Gobierno el mes pasado define como operador dominante de los sectores de la electricidad, carburantes, gases licuados del petróleo (GLP) y gas natural, a las empresas productoras y suministradoras que tengan una cuota de mercado superior al 10%.

En el caso del sector eléctrico la nueva figura afectará a las empresas que operen en el ámbito del Mercado Ibérico de la Electricidad (Mibel) que entrará en vigor el 1 de julio. Por otro lado, el artículo 22 del mismo real decreto, relativo a la creación del Mibel, establece que las compras de energía en otros países 'no podrán ser realizadas por los operadores que tengan la condición de operador dominante'.

Además de Endesa e Iberdrola, en la lista, que deberá elaborar la Comisión de la Energía, figurará con toda seguridad EDP, cuya cuota en el mercado ibérico se calculará sumando la que tiene su filial española, Hidrocantábrico. Ambas empresas tendrán la consideración de un único operador. La posición de Fenosa es una incógnita pues, aunque en distribución (se calculan las cuotas por actividades) tiene un 11% del mercado español, en toda la península rozaría el 10%.

De momento, se desconoce la posición del grupo portugués respecto a la nueva norma española, pero fuentes del sector temen que la pueda recurrir en Bruselas. No obstante, en este caso, la exigencia legal está condicionada al Mibel, lo que se lo pondría más difícil a EDP. Además, según fuentes cercanas al Gobierno, para obligar al grupo luso a cumplir esta exigencia bastaría con cambiar las normas de interconexión para impedirle transportar por España la electricidad adquirida en el exterior.

Las compras internacionales se limitan ahora a las subastas en Francia y suman unos 1.500 MW. El objetivo de la nueva norma es impedir que las grandes dominen estas subastas y dejar vía libre a las comercializadoras independientes. Un experto considera que esta medida 'tiene poco sentido' porque las grandes tienen capacidad para comercializarlo todo y las pequeñas, no. 'Al ser España una isla, le tendrían que revender esa energía a las grandes, que pueden negarse a comprarla porque sería más cara', señalan.

Dominante o principal, el nuevo dilema

La figura del operador dominante se suma al llamado operador principal, que ya había introducido el Gobierno del PP en la legislación española. Con esta distinción, el actual Ejecutivo ha querido separar las limitaciones que se puede imponer a las grandes empresas en el ámbito puramente societario (operador principal) de lo que es el ámbito de la competencia (el dominante), aunque por lógica unos y otros coinciden en muchos casos.

La principal limitación que se impone a los llamados operadores principales (que son los cinco primeros de los sectores de energía y telefonía) se refiere a la incompatibilidad para participar el capital de dos de estos operadores. En el caso de la nueva figura del operador dominante (las empresas energéticas con más de un 10% de cuota) se le aplicarán limitaciones para facilitar la competencia. Así, a los operadores dominantes se les prohíbe acudir a las subastas internacionales de electricidad para dejar vía libre en este mercado a las pequeñas comercializadoras.

Sin embargo, el operador dominante del sector eléctrico va a heredar algunas de las incompatibilidades relativas al mercado que antes se imponían al operador principal: la posibilidad de acudir a las subastas virtuales de energía. Esta prohibición se incluyó en la ley de actividades económicas del PP. Además, se circunscribe al operador dominante la medida (incluida en el decreto del régimen especial del 12 de marzo de 2004) que prohíbe a las eléctricas que no sean titulares de las pequeñas compañías del régimen especial representar a éstas en el mercado. La Comisión de la Energía tiene abierto un expediente para investigar estas prácticas y el cumplimiento de la ley.