Aerolíneas

Las aerolíneas perderán 5.500 millones de dólares en 2005

Las aerolíneas de todo el mundo perderán 5.500 millones de dólares este año debido en gran medida al aumento del precio del combustible, ha informado hoy la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA).

Giovanni Bisignani, director general de IATA, entidad que representa a 270 aerolíneas que comprenden el 94% del total de los vuelos comerciales a nivel mundial, ha explicado en Nueva York que "Los altos precios del combustible nos están robando nuestra rentabilidad".

Bisignani dijo que en 2003 los gastos en combustible fueron de 44.000 millones de dólares, que se incrementaron a 63.000 millones el año pasado y podrían llegar a los 76.000 millones este año, si es que el precio del crudo Brent se mantiene en un promedio de 43 dólares por barril. Para el período 2001-2005 la IATA calcula que la industria registrará pérdidas globales de 40.000 millones de dólares.

También ha criticado duramente a los gobiernos por desregular la industria con el fin de aumentar la competencia, pero sin antes reglamentar de manera eficiente las actividades monopolísticas, como los servicios de navegación y los aeropuertos, que suponen el 10% de los gastos de la industria. El director de la IATA también se ha quejado de los altos impuestos que afectan a las aerolíneas.

Bisignani ha puesto como ejemplo el caso estadounidense, donde los impuestos para un pasaje de 200 dólares aumentó del 7% en 1972 al 26% en 2004, tasa tributaria que el ejecutivo equiparó a la de productos como el alcohol y el tabaco. "Más aún, no podemos aceptar los 5.600 millones de dólares de costes extras asociados a la mayor seguridad que los gobiernos están traspasando anualmente a la industria", se quejó Bisignani.

El director de la IATA ha explicado que "el sustento de 28 millones de personas en el negocio de la aviación y actividades relacionadas, y una actividad de 1,8 billones de dólares están en juego". "Los gobiernos deben actuar de manera rápida en áreas en que tienen responsabilidad y luego hacerse a un lado. Necesitamos continuar con nuestros negocios", concluyó Bisignani.