Informe de primavera

La Comisión eleva al 2,7% la previsión de crecimiento de España para 2005

La Comisión Europea ha comunicado hoy en su informe de primavera que España crecerá este año un 2,7% del PIB, dos décimas por debajo de las previsiones que manejaba el Gobierno. Bruselas advierte además del creciente déficit exterior, del que responsabiliza a la baja productividad y al alto diferencial de inflación de la economía española respecto al resto de la Unión.

Según la Comisión, ese crecimiento del 2,7% se mantendrá en el mismo nivel en 2006, y se basará fundamentalmente en una fuerte demanda doméstica que sólo se desacelerará marginalmente. Es significa que habrá un crecimiento ligeramente más lento de las importaciones, y por tanto en un crecimiento menos desequilibrado que en 2004.

La demanda interna estará así sostenida por el dinamismo en la creación de puestos de trabajo y por unas condiciones monetarias y financieras favorables, con una pequeña moderación del consumo privado.

En cuanto al sector exterior, y siempre según la CE, el déficit comercial alcanzará el 7,7% del PIB en 2005, y llegará hasta el 8,3% en 2006. Respecto al turismo, la cifra es aún peor: el superávit que registra el sector servicios, que tradicionalmente contrarrestaba el déficit en el comercio de bienes se estancará en los dos años siguientes.

Situación ¢envidiable¢

En referencia a este informe, el propio comisario de Asuntos Económicos, el español Joaquín Almunia, ha afirmado que la situación económica en España es "envidiable". Almunia cree que, pese al déficit exterior y la pérdida de competitividad, ¢globalmente el crecimiento se sitúa claramente por encima de la media, las finanzas públicas están en equilibrio y yo creo que en general, comparando con otros países, la situación española es envidiable".