Derivados

Estrategias de 'roll-over' para acertar con el vencimiento

Una de las mayores preocupaciones de los inversores de productos derivados (opciones, futuros o cualquier otro tipo) es el vencimiento de los mismos. Cuando utilizamos estos activos en base a una estrategia de inversión nuestro temor puede ser que el producto contratado venza antes de que ocurran las expectativas que nos llevaron a tomar esa posición, pero no porque nos hayamos equivocado en el movimiento sino sólo en el tempo.

También puede preocuparnos este efecto con una estrategia de cobertura que hayamos realizado para evitar un riesgo que no se da antes del vencimiento de nuestro producto pero que sigue existiendo después de éste.

Hay varias formas de solucionar este posible problema. Una de ellas es simplemente plantearnos la estrategia a seguir, sea de inversión o de cobertura, a un plazo holgadamente superior a la fecha que nosotros estimamos necesaria. Si se cumplen nuestras expectativas antes del vencimiento del producto derivado que hayamos contratado siempre tenemos la posibilidad de deshacer esta posición en el mercado.

Hay que recordar que cuando compramos o vendemos futuros y opciones en mercados organizados, éstos cotizan en el mercado como cualquier otro activo financiero por lo que podemos vender o recomprar nuestro futuros y opciones en cualquier momento.

La realidad de esta solución es que cuanto mayor sea el plazo normalmente hay bastante menos liquidez en el mercado y además los precios suelen ser menos ajustados. Es decir, más caros para comprar y más baratos para vender porque las variables que afectan a los precios (tipos de interés, dividendos, volatilidad) están sujetas a mayores incertidumbres en los plazos más largos.

Otra solución posible es rollar nuestras posiciones (rollar es un anglicismo de la palabra roll-over, que además la pronunciamos rolar), esto quiere decir que vamos a utilizar siempre el contrato con vencimiento más cercano y que un par de días antes de que venza lo vamos a cerrar (hacer la operación contraria a la que hayamos realizado inicialmente), y al mismo tiempo lo abrimos en el siguiente vencimiento. Vamos a poner un ejemplo para que quede más claro.

Hoy compramos 10 contratos de futuros sobre el índice Ibex-35 con vencimiento abril (15/04/05), que ahora mismo es el más cercano que está cotizando en MEFF (Mercado Español de Opciones y Futuros Financieros). Cuando se acerque esta fecha si decidimos que queremos seguir teniendo nuestros 10 futuros sobre el Ibex-35, lo que podemos hacer es rolarlos y esto lo conseguimos vendiendo los 10 futuros con vencimiento abril y comprando al mismo tiempo 10 futuros con vencimiento mayo (20/05/05). Cuando nuestras posiciones son a través de opciones esta operación en vez de llamarse rollo se denomina calendar (no se dice rollar una opción sino hacer un calendar).

El coste de esta operativa varía dependiendo de lo ajustado que esté el precio del rollo en cada vencimiento, pero en principio no es un coste superior al de acudir a productos de plazo más lejanos.